SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Calzado

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Ejemplo detalle de un stand de la Feria del Calzado Eldense

Como continuación a la idea de fomentar de nuevo una Feria del Calzado local y tras la publicación en este blog de la primera parte de este planteamiento de futuro, se ha producido una lluvia de comentarios y adhesiones a esta posible Feria del Calzado Eldense. Posiblemente hayamos puesto el dedo en la llaga y esa incipiente iniciativa pudiera ser mayoritaria en el sentir de todos los eldenses. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

En cada momento vivimos un presente diferente. En el año 1959 Elda inició su primera muestra ferial con carácter local. Un Certamen Exposición que pretendía mostrar los zapatos fabricados en Elda y comarca. Un año después se crearon las Ferias Nacionales y las Internacionales. Elda alumbró un futuro para el sector y los eldenses nos sentimos orgullosos de lo que hicimos en aquellos momentos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Estos días se está exponiendo en el Museo del Calzado de nuestra ciudad, la obra retrospectiva de las diferentes colecciones que a lo largo de su carrera como diseñadora ha realizado Agatha Ruíz de la Prada, con el nombre de Zapatos Felices.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
"La aparadora" óleo del pintor eldense Gabriel Poveda "Leirbag"

Si al esfuerzo y sacrificio en la industria del calzado hubiese que priorizarlos, indudablemente las aparadoras de la ciudad de Elda ocuparían unos de los primeros lugares.

Desde siempre, el trabajo de aparado ha sido uno de los más buscados y menos valorados en su total dimensión. Las aparadoras son las primeras en desarrollar la idea del diseño, al ensamblar las piezas del modelo creado y darle su primer y más preciso toque de calidad. Cuando el cortador pone en las manos de la aparadora las piezas del zapato para que se forme el corte cosido, una incorrecta interpretación de esos aparados y la calidad en el trabajo, pueden dar al traste un buen diseño.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

No todas las profesiones pueden presumir de tener unas connotaciones que pudieran considerarse como artísticas. Sin embargo, al zapatero se le considera, en muchas ocasiones, como un profesional que tiene mucho que ver con el arte.

   Los trabajadores de Elda o de cualquier otra ciudad zapatera, e incluso aquellos que nada tienen que ver con el oficio, estamos acostumbrados a ver, escuchar, y muchos, a trabajar, en un oficio que al final se convierte en una rutina y del que no se aprecia el valor que realmente tiene. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Se ha escrito mucho sobre la posible aparición de los primeros zapateros en la villa de Elda, aquellos que serían los pioneros en la industria de fabricación de calzados de nuestra ciudad. Se han buscado hechos similares ocurridos en otras ciudades zapateras de nuestro entorno. Lo cierto es que en la mitad del siglo XIX, algunos pueblos inician su actividad con el paso de la alpargata, hecha con piso de esparto, al calzado. Pero en Elda, a pesar de tener sus montes con esparto, que vendía a otras ciudades, la tradición alpargatera no fue la que nos encauzó a la fabricación del calzado. Nuestra profesión, por las especiales características que rodearon a la villa de Elda en aquellos años, surge como una necesidad acuciante y la búsqueda urgente de una mínima economía que diese alimento a una parte de la población que acababa de perder su principal riqueza, la agricultura.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Son muchas las expresiones que relacionan al zapato y al zapateo, con diferentes aspectos de la conducta humana y con las costumbres. Pero quizás la que más se ha hecho más famosa es:

   Zapatero a tus zapatos

   Hay frases que encierran determinadas connotaciones, algunas como esta, trascienden a lo largo de los siglos y llega a convertirse en una forma directa de expresión con el significado de "no inmiscuirse a aquello que se desconoce". Quizás alguna de las personas que trabajan el oficio, se haya preguntado alguna vez por el origen de esta conocida expresión.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Hormas y calzados para pies con deformaciones

A estas alturas del siglo XXI quizás alguien se pregunte si tiene sentido seguir hablando de zapateros artesanos. Especialmente son nuestros hijos y nietos los que podrían plantearse muchas incógnitas sobre este oficio, que ninguno de ellos ha conocido en el interior de nuestras antiguas empresas.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

La especialidad del desvirado ha tenido siempre, al menos para mí, una especial atracción. Por el desvirado sabíamos reconocer la ubicación de una fábrica de calzados. Eran otros tiempos, ese chirriar de las fresas en contacto con el canto de las suelas, igualando su contorno y ajustándolo, con extraordinaria precisión al canto del montado. Me parecía un trabajo sumamente delicado para el que se requería, no solamente precisión, sino un pulso firme y mantener un movimiento continuo, para hacer girar el zapato, siempre alrededor de las fresas.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Montado manual de un calzado empalmillado

Con el paso del tiempo y con la pujante industria actual de fabricación de calzados de mujer en las gama media-alta, han quedado solo para el recuerdo una serie de fabricaciones que también se realizaba en Elda con extraordinaria pericia y calidad. La industria del calzado en sus orígenes, fabricaba zapatos de todas las clases y de casi todos los tipos. Algunos de ellos obedecían a complicados procesos de ejecución que daban al calzado características diferentes: resistencia, flexibilidad, elegancia.... Pero todo eso se ha ido perdiendo con los años en nuestra ciudad

Acerca del autor

Autor: José María Amat

José María Amat Amer, es un apasionado del calzado. Como ingeniero técnico, el destino lo encaminó hacia la industria de su ciudad. Como profesor de Tecnología del Calzado, llego a conocer investigando, la industria del calzado. Publicando algunos libros sobre tecnología, artesanía y desarrollo social; siempre con el calzado como única premisa. El Museo del Calzado fue una de las realizaciones que le llevó a pasar de técnico a un apasionado del zapato. Con la mejor de las intenciones, y siempre con la pretensión de prestigiar la industria y el calzado de la ciudad de Elda, colabora en este blog para crear más amigos con inquietudes similares.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir