SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Calzado

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

  • ... El día 10 de Junio de 1960 la Dirección General de Expansión Comercial del Ministerio de Economía autorizó la celebración de la I Feria de Muestras Monográfica de Calzado e Industrias Afines? Con esa autorización Elda entró en el circuito ferial español. 
  • ... La Primera Feria Nacional ocuparía 7.900 m2 en las Escuelas de Padre Manjón, de los cuales 1.400 m2 corresponderían a zonas interiores para colocación de vitrinas y expositores y el resto, es decir, 6.500 m2 serían ocupados en el exterior de las escuelas (en el patio) por los stands?
  • ... A partir de ese año 1960, la afluencia a la Feria de Muestras de Barcelona donde había una amplia sección de calzados, los empresarios de Elda y Petrer casi dejaron de acudir pendientes de su propia feria en Elda?
  • ... En la tienda de Muebles Esteban situada en la calle Jardines se expusieron los stand pilotos que medían 4 m2 para el exterior del recinto ferial y una vitrina de madera para que todos viesen como se iban a colocar los zapatos y afines en esa primera feria?
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Durante los trágicos años de la guerra civil española (1936-1939) surgió en Elda una sociedad colectiva de industrias del calzado de Elda y Petrel que respondía al acrónimo de SICEP.

Tomás Guarinos Maestre. Procurador de los Tribunales de Justicia

Ante la situación de huelga prolongada y, tras el estallido de la guerra, se produjo el abandono de algunas empresas por parte de sus propietarios. La sociedad surgió con el fin de dar trabajo a la población y continuar más o menos con cierta "normalidad" dentro de la grave situación que vivía el país. En Elda, capitaneados por el procurador de los tribunales, D. Tomás Guarinos Maestre, que fue también uno de los fundadores y primer secretario del Banco de Elda. Con la ayuda de los bancos que operaban en la ciudad, se creó bajo el aspecto jurídico de sociedad, un sindicato de industriales. Esa colectividad integrada por 23 fabricantes de calzado y conexas, que llegarían a integrar hasta 80 empresas, estuvo activa, trabajando en Elda y almacenando zapatos en nuestra ciudad y en almacenes situados en Valencia y Barcelona, esperando el final de la contienda, para materializar los stocks y capitalizar las inversiones que se realizaron con los préstamos solicitados a la banca del momento.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Ayer día 4 de febrero de 2016 se cumplieron diecisiete años de la inauguración del Museo del Calzado. Un acontecimiento digno de recordar no tanto por el hecho en sí de la inauguración, sino por lo que supone de interés para la ciudad y para la industria del calzado en general.

El Museo del Calzado se concibió desde el principio como una institución de apoyo al sector zapatero español y como un lugar de encuentro del pasado y el presente de la industria del calzado, de la moda y de todo lo relacionado con las actividades zapateras, en España y en el mundo, por ello se trata de un museo internacional.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Un gripo de personas haciendo zapatos a mano en las puertas de su vivienda

El tipo de calzado que predomina actualmente en la fabricación de zapatos en la ciudades de Elda y Petrer es, como todo el mundo sabe, el de calzado de mujer, y, dentro de este, el que va destinado al mercado de gama media alta. La constante innovación en el diseño, la calidad de los materiales empleados, la excepcional mano de obra especializada en trabajos complejos y con hechuras que rondan la perfección, avalan una fabricación que se caracteriza por un zapato bien cuidado y en línea con los más codiciados del mundo, pero si a todo esto le sumamos el prestigio de marcas consolidadas en todos los mercados y la exclusividad de ser los fabricantes de diseñadores que venden los zapatos más caros entre las famosas de Hollywood, además de otras importantes firmas que eligen a nuestras industrias para hacer parte de sus producciones, no cabe la menor duda que el camino elegido es el correcto y en esa línea hay que seguir avanzando.

No obstante lo dicho anteriormente, en Elda no se trabajó en este tipo de calzado en épocas remotas de nuestra historia zapatera. También es cierto que desde que se empezaron a hacer zapatos de mujer, la calidad fue siempre una constante en la mayoría de fábricas, pero esas industrias no fabricaban solo zapatos de mujer, es más, según mi criterio (que quizá no todos compartan), Elda no nació a la industria zapatera con la fabricación de zapatos de mujer exclusivamente.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
SICEP, una cooperativa modélica creada en el año 1936

El libro Industria del Calzado Eldense. Tres momentos clave describe las tres fases que transformaron la forma de vivir de los eldenses. Pero esos tres acontecimientos que se produjeron en periodos de tiempo muy distintos y distantes entre sí, no sólo afectaron beneficiosamente  a los ciudadanos de Eda, sino que macaron momentos de esplendor para toda la economía del sector zapatero en el conjunto del país.

¿A qué tres momentos nos estamos refiriendo?

En primer lugar al nacimiento mismo de la potente industria del calzado en una población mayoritariamente agrícola y sin apenas recursos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

En los últimos años he escrito varios artículos relacionados con la industria y con las ferias del calzado en Elda. Pero algunos comentarios con jóvenes que viven en nuestra ciudad, me hizo caer en la cuenta que con el paso de los años, los mayores logros, los mejores acontecimientos y las etapas más notables de la vida de la ciudad, llegan a olvidarse por completo y, en algunos, los más jóvenes, les resulta totalmente desconocidos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Una de las vitrinas instaladas en el certamen de calzado en las Escuelas Nuevas

Todos los eldenses conocen quién fue el primer secretario general de las Ferias del Calzado en Elda, Roque Calpena, así como su trayectoria al frente de la institución; también hemos hablado muchas veces de ese otro industrial Óscar Santos que machaconamente escribía y escribía sobre la necesidad de una feria en Elda. El Ayuntamiento de la ciudad con su alcalde al frente, Antonio Porta Vera, pusieron en marcha el primer impulso que culminaría con la creación de la FICIA y el desarrollo económico del sector zapatero, todo ello desde la Concejalía de Fiestas de la que Calpena era titular. Pero Roque no estaba solo, otros ilustres eldenses también aportaron su esfuerzo. He dicho siempre que nadie es capaz de hacer nada en solitario y que todos necesitamos de todos para hacer una gran obra, pues bien, una de las personas que pasaron casi desapercibidas fue José Rodríguez Espinosa que no era fabricante de calzado, era propietario de un modesto taller de tacones y plataformas de madera. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
La sobria belleza del zapato que caracteriza el arte eldense

No descubrimos nada nuevo cuando hablamos de la capacidad creadora de los habitantes de esta ciudad, que desde el siglo XIX ha estado imbuida de ideas en pro del arte a través de la creatividad de sus zapatos. Sin embargo, al recrearnos en los múltiples escritos con los que nuestros ancestros fueron cantando las cualidades de un pueblo volcado al arte sutorio, no podemos por menos que sentir de nuevo el aguijón con el que se nos inoculaba esa íntima satisfacción, por las motivaciones que hacían de Elda una ciudad diferente y digna de los mayores elogios para honra de sus habitantes.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Niños trabajando en antiguas fábricas de calzado

El abundante trabajo que se generaba alrededor del calzado tuvo un efecto llamada en muchas poblaciones de nuestro entorno e incluso en otras mucho más alejadas. Familias enteras dejaban sus lugares de origen y se trasladaba a Elda en busca de mejores oportunidades. Sin embargo, todo este benefactor impulso de las pequeñas economías domésticas tuvo también un efecto negativo en una España que trataba de salir de la pobreza casi generalizada

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Barrio de la Huerta Nueva con modernas construcciones industriales invadiendo los terrenos de labor. Año 1950

La ciudad de Elda en los años 30 del siglo pasado ya estaba totalmente consolidada como una puntera población zapatera. Las más importantes industrias de la provincia estaban instaladas en Elda, y nuestra ciudad surgía como una claro referente de riqueza y trabajo. 

Destacamos hoy unos escritos de la época publicados en El Cronista, con motivo de un homenaje a la figura de Castelar en septiembre de 1932:

Acerca del autor

Autor: José María Amat

José María Amat Amer, es un apasionado del calzado. Como ingeniero técnico, el destino lo encaminó hacia la industria de su ciudad. Como profesor de Tecnología del Calzado, llego a conocer investigando, la industria del calzado. Publicando algunos libros sobre tecnología, artesanía y desarrollo social; siempre con el calzado como única premisa. El Museo del Calzado fue una de las realizaciones que le llevó a pasar de técnico a un apasionado del zapato. Con la mejor de las intenciones, y siempre con la pretensión de prestigiar la industria y el calzado de la ciudad de Elda, colabora en este blog para crear más amigos con inquietudes similares.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir