SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Blogs

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El comienzo del año y la vuelta de vacaciones a la escuela nos sitúan ante sentimientos encontrados. Por una parte, cierta pereza motivada por el regreso a las rutinas cotidianas y a la actividad más reglada, tras el descanso y las ocupaciones quizás más erráticas pero, en muchos casos, tan provechosas personal y profesionalmente. Por otra, una no menos cierta ilusión al abrigo del año que comienza, una trampa en forma de número mágico que nos tendemos y en la que nos agrada caer de alguna manera. 

Decía Julián Marías en su Breve tratado de la ilusión que lo decisivo en ella es la anticipación. Nos ilusiona lo que va a llegar, lo que va a venir, lo que va a acontecer. La llegada del nuevo año es caldo de cultivo para los propósitos más nobles y los más improbables, también en el ámbito educativo.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Presentación de La letra pequeña, el pasado 9 de octubre.

Hoy pretendo comentar brevemente y recomendar tres de los libros, cada uno pertenecientea un género, que leí durante el pasado año: la novela La letra pequeña, del eldenseHeli García Mallebrera; el libro de poemas PADRE, del valenciano ahora afincado en Argel Juan Vicente Piqueras y el ensayo El poder de la alegría, del filósofo francés FrédéricLenoir. Previniendo antes al lector de que no fue para mí un año de muchas lecturas, más allá de las impuestas por mis tareas inmediatas: microrrelatos, ajedrez, aforismos, actualidad y no mucho más. Se trata puesde tres libros leídos por placer y agradecido a sus autores por haberlos escrito.

En el caso de La letra pequeña, aunque lo leí para presentarlo en octubre, me fascinó desde el primer momento y, yo que soy lector poco asiduo de novelas, lo devoré en tres tardes y disfrutándolo como hacía tiempo que no me ocurría con una novela. Puesto que ya lo reseñé para ALBORADA en diciembre pasado, transcribo algo que ya dije allí: “A mi modo de ver, el gran acierto de la novela es el tratamiento y las radiografías tan hondas y precisas de unos personajes en los que el desencanto y la erosión del paso del tiempo se acentúan sobremanera. Las distintas ancianas viudas, Leandro, la lotera, Angelines, los inspectores Vázquez y Senabre... tras unos comportamientos tan políticamente correctos, el autor nos irá desvelando todo ese mundo interno que va sacando lo peor de cada uno de ellos”. Y concluía señalando que se trata de una obra “de la que se sale tan enriquecido en lo referido al conocimiento de aspectos tan íntimos de sus personajes (en nada distintos a nosotros mismos) como agradecido al autor por haberla escrito”.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Monumento a la industria del Calzado ofrecido en el año 1972.

El prestigio de los pueblos se adquiere por diferentes motivos: su pasado histórico, su empuje económico como consecuencia de una industria puntera, su cultura, la monumentalidad de su casco antiguo e incluso por la importancia histórica de personaje que nacieron o vivieron en esas ciudades. Sin embargo ese mismo prestigio que cuesta décadas conseguir y con muchísimo esfuerzo, se suele perder todo o parte por acciones irreflexivas llevadas a cabo en un determinado periodo, sin el menor atisbo de respeto o agradecimiento a los que propiciaron hechos significativos en momentos de explendor.

En la provincia de Alicante hay  un colectivo muy numeroso y estratégicamente vinculado a la industria en general. Ese colectivo, en el año 1972, decidió homenajear a dos grande industrias de la provincia de Alicante que contribuyeron al desarrollo industrial de dos sectores importantes en nuestro país, me refiero al calzado y al textil. Con recursos propios, es decir, de los generados por aquellos colectivos de profesionales, se tomó el acuerdo de realizar un homenaje a la industria del calzado de Elda, decidiendo que fuese nuestra ciudad la que primero recibiese ese honor (el segundo, construido en Alcoy años después no solo perdura en el tiempo sino que el entorno se ha protegido y supone un alto honor para la ciudad). 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Cadena humana para trasladar libros a la flamante Biblioteca en 2007.

Inaugurada el 9 de enero de 2007, la Biblioteca Alberto Navarro cumplirá diez años el próximo lunes. Si nacía como un espacio equipado con las más modernas tecnologías, puntero en la provincia, y con una clara vocación de animar a la lectura a la ciudadanía en general, en este tiempo no ha sido ajena al impacto de la crisis o a esos momentos particularmente convulsos, hasta conformar un balance donde las luces y las sombras han estado muy presentes.

Debe su nombre al que fuera cronista (1951- 2007) e Hijo Predilecto de la ciudad (2004), fallecido cuatro días antes de ser inaugurada (5 de enero de 2007) y cuyo vasto y variado legado está depositado en la segunda planta desde marzo de 2012. Precisamente Alberto Navarro relataba en un artículo de 2003 el esfuerzo de muchos eldenses para que ya desde 1932 (año de la creación del Grupo escolar donde está ubicada hoy la Biblioteca) se exigiese su creación. Una demanda que no fue realidad hasta el 10 de septiembre de 1952 cuando se ubicó en el Salón de actos del colegio Padre Manjón la Biblioteca Municipal de la que el propio cronista se hizo cargo hasta 1976 sin remuneración alguna. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El pasado 25 de noviembre del 2016 se publicó un artículo sobre el etiquetado en las botellas de vino. Muchos comentarios y preguntas me hicieron algunos lectores que se personan a diario en mi cafetería, donde casi siempre se comenta sobre la actualidad o las dudas que pueden tener sobre el mundo de la enología, pero hubo uno de ellos resaltó sobre el resto, que acabó en una pregunta, el comentario fue: “Suelo comprar vinos sin etiquetar, solamente lleva una solapa y me dicen que es un vino cosechero”, pero en realidad ¿qué clase de vino es? Debo de reconocer que el citado comentario me cogió con la guardia bastante baja y me mostré muy sorprendido por su pregunta. Traté de explicarle lo poco que sabía al respecto, pero le prometí que pasadas las fiestas intentaría aclararle mediante un artículo todo lo que pudiera sobre este tipo de vinos. Ha sido de esta manera y con el paso de los días como he tenido la oportunidad de recabar datos y poder plasmarlos a continuación, deseando que las dudas que puedan tener los lectores queden aclaradas en un grado bastante alto.

El vino cosechero se toma como referencia del vino que un viticultor elabora de forma tradicional en su propia bodega. Es un término que se utiliza en la Rioja-Alavesa y en la Rioja Alta, aunque en esta última no en su totalidad.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El método Górritz es una zarzuela de género chico, o sainete lírico si se prefiere, enmarcada en el subgénero de "los frescos", con libreto de Carlos Arniches y Enrique García Alvarez y música de Vicente Lleó, estrenada el 18 de junio de 1909, en el Teatro Apolo de Madrid, la Catedral del Género Chico. Fué el último estreno de la temporada 1908-1909 en Apolo, y alcanzó un éxito resonante. Fue algo así como el preludio de la obra más exitosa y popular del músico valenciano, su opereta La corte de Faraón, que llegó a los escenarios el 21 de enero de 1910, en el Teatro Eslava, del que Lleó era empresario.

Del libretista Carlos Arniches, se acaban de cumplir los 150 años de su nacimiento, acaecido en Alicante el 11 de octubre de 1866, en una vivienda de la céntrica calle San Francisco, en cuya fachada figura (o figuraba)una placa que así lo indica. En ocasión del sesquicentenario del escritor alicantino se ha recuperado esta comedia, siendo adaptada a modo de musical, según se desprende el cartel anunciador del espectáculo y  de las informaciones que han ido apareciendo en la prensa provincial, desde el pasado verano, cuando se publicó la noticia de la puesta en marcha del proyecto, hasta diciembre último, en ocasión   primero de su preestreno en San Juan, y después  el estreno absoluto en el Teatro Principal de Alicante, el 3 de diciembre último.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Parece que estos días que celebramos el nacimiento de Cristo, invitan a reflexionar sobre cuestiones que se salen un poco de la materialidad del día a día. 

Del calzado se habla y mucho en los textos Sagrados de las Antiguas Escrituras. Basten algunas citas de las muchas que encontramos:

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
G. Droogenbroodt presentando su libro de haikus en Kioto el pasado 9 de diciembre.

Parecería un lema propicio para cerrar el año. También. Pero es el título del último libro de mi buen amigo, el belga de Flandes Germain Droogenbroodt, que como los anteriores también he traducido, escribiendo igualmente la introducción, donde señalo que “el lector, acabado el libro, reconoce la voz del poeta y ese mundo donde naturaleza, lirismo y pensamiento conforman un territorio personal y característico en el que conviven tantos de sus breves poemas memorables. Pero también percibe algunos movimientos significativos que ya se anunciaban en su libro anterior: por un lado, un lenguaje que va ganando en capacidad afectiva y emotiva y, por otro, una preponderancia de la fugacidad y la muerte como ejes transversales del conjunto”. Sus tres secciones, la que le da título al libro, Viajar y Reflexiones, combinan el tono meditativo, el emotivo y el más reflexivo de un modo admirable.

El volumen se presentó el pasado mes de octubre en la Feria del Libro de Amberes y tuvo una más que buena acogida. Como estupenda fue la presentación el pasado 9 de diciembre en Kioto (Japón) de sus 100 haikus que, bajo el título de Gotas de rocío, van acompañados de los minuciosos y sugerentes dibujos de Satish Gupta, quien además ha creado 5 excelentes esculturas inspiradas en uno de los haikus, expuestas en Mumbai desde diciembre. Publicado en cuatro idiomas (japonés, neerlandés, inglés y español), la traducción de algunos de ellos me resultó especialmente compleja, dada la brevedad y la condensación de los textos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Desde 2.000 a.C. a 44 d.C. la península arábiga fue habitada por pueblos semitas especialmente dedicados al pastoreo. Estos pueblos en la antigüedad ocuparon lo que se conoce como la Baja Mesopotamia, situado en las proximidades de la ciudad de Ur, que no eran otra cosa que los que procedían del otro lado rió Éufrates. Hacia el siglo XVIII a.C., cuando dominaba la primera Dinastía de Babilonia, este pueblo se trasladó desde Ur hasta Palestina, que antiguamente se llamaba Canaán. Probablemente ese desplazamiento se debía a la necesidad de obtener alimentos, pero también por la presión ejercida por los pueblos mesopotámicos. Su pueblo estaba constituido por un grupo de 12 tribus que hacia el 2.000 a.C. se asentaron en  Palestina, donde fundaron su ciudad propia y se dedicaban  a la cría de ovejas. Curtían cuero y calzaban un tipo de sandalias. Las que calzaban las mujeres tenían incrustaciones de metal, e incluso solían poner el nombre de las personas que lo calzaban, cuando la persona amada las regalaba; el nombre se colocaba en relieve en la parte de la suela y así a cada paso, se marcaba dicho nombre en los polvorientos caminos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Leer al calor de la chimenea.

En esta entrega de hoy simplemente les propongo la lectura de cinco microrrelatos de motivo navideño y un regalo final de Julio Cortázar invitándoles a meditar y disfrutar a partes iguales en este tiempo de recogimiento y sosiego. Con mis mejores deseos, ¡Feliz Navidad y que el año que llega les sea muy propicio!

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Tenemos próximas las fiestas de Navidad y de Año Nuevo, y con ellas nos acompañan una serie de costumbres como son las de jugar a la lotería de Navidad, los regalos de papá Noel y por encima de esas costumbres nos encontramos con las comidas o cenas organizadas para tales fechas, tanto en algún restaurante elegido para la ocasión como en el domicilio de algún familiar o amigo. A este último caso es al que quiero dedicar el presente artículo, porque si uno desea ser el perfecto anfitrión o casi perfecto, porque siempre se nos puede escapar algún mínimo detalle, quiero dejarles a continuación una serie de normas a seguir con las cuales se logrará que los asistentes te feliciten por la organización preparada para el evento. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Hay ocasiones, bastantes, donde los árboles no nos dejan ver el bosque. El año pasado por estas fechas, en concreto el 11 y 18 de diciembre, publiqué dos artículos referidos a las fiestas navideñas. El primero sobre La zarzuela de Navidad y el segundo referente a La zarzuela en Navidad.

Es evidente que zarzuelas con argumentos basados o desarrollados durante esta festividad, o lo que ella significa, habrá muchas mas de las que cité en mi trabajo. Habría que revisar las miles de obras del género existentes en la SGAE para averiguarlo, y ni aun así aparecerían todas las que se escribieron y compusieron, ya que muchas tendrán un ámbito localista y no se registraron por sus autores.

Pero, y por ello lo de los árboles que no nos dejan ver el bosque, hay una que se representa muy cerca de aquí, de Elda, desde finales del siglo XIX, y a pesar de haber yo escrito algo sobre la misma hace algunos años, en una publicación festera, ni la recordé en mi artículo de hace 12 meses.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Hace semanas que los por todos los medios, en los contextos más inverosímiles, a todas horas en función del perfil del público consumidor y de sus necesidades más o menos superfluas nos anuncian que llega la Navidad.

La Navidad y sus vacaciones plantean cada año, desde el punto de vista educativo, numerosas cuestiones que van desde el arrostrar el cambio de rutinas y de horarios a la pertinencia o no de proponer refuerzos ante los desiguales resultados de la primera evaluación, en suma, muchas dudas referentes a la planificación cotidiana, quebraderos de cabeza añadidos a los ya de por sí conflictivos encuentros de propios y extraños en torno a una mesa.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Con la llegada de las fiestas navideñas nos volvemos locos pensando qué poner en nuestras mesas. Os presento un plato que dejará a todos con la boca abierta, además de tener una presentación muy vistosa, está delicioso.

Ingredientes (salen entre 8 y 10 raciones aproximadamente):

  • 1 kg. de patatas
  • 20 grs. de mantequilla
  • 2 huevos cocidos
  • 500 grs. de rape
  • 400 grs. de merluza
  • 2 hojas de laurel
  • 200 grs. de langostinos hervidos y pelados
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Salsa rosa*
  • Mayonesa de aguacate*
[Derecha fijo] Valle de Elda

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir