SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 8221
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Esta ordenanza permitirá una mejor convivencia vecinal | Jesús Cruces.

La Concejalía de Seguridad Ciudadana ha creado el primer borrador de la ordenanza municipal reguladora de la convivencia en la que se recogen por primera vez en Elda los derechos y obligaciones de los ciudadanos en cuanto a normas y conductas. De estas forma se han agrupado las leyes y normativas que afectan en el día a día a  los eldenses en una regulación general, lo que permitirá aplicar la ley de forma más ágil y poder actuar ante casos que hasta ahora no se recogían como mantener sexo en espacios públicos, el uso de drones o el pasear por la calle a animales exóticos como iguanas o hurones. 

Desde principios de año los técnicos de la Concejalía de Seguridad Ciudadana junto a la Policía Local trabajan en el desarrollo de este completo borrador que se espera que en septiembre pase a exposición pública y sea aprobado antes de final de año. La idea de crear esta ordenanza parte de la propia alcaldía para tratar de mejorar la convivencia entre todos los eldenses. En la ordenanza se recogerán todas las sanciones por molestar a los vecinos, pues la idea es que el derecho de una persona acaba cuando afecta al derecho de otra.

En este reglamento se recogen, entre otras, las multas por conductas inapropiadas en espacios públicos, desde mantener relaciones sexuales en la calle hasta el uso de drones en el casco urbano, pasando por el aterrizaje con parapente en la ciudad, pues hay quien lo hace en parque del sector 9, el realizar pintadas en edificios o utilizar en la vía pública artefactos móviles como patines o vehículos a motor como motos eléctricas para personas con discapacidad, que deben ir, o bien por la acera como un peatón o contar con los permisos pertinentes para circular por la carretera. También se incluye por primera vez una regulación del ruido que se genera en casa, desde poner la televisión muy fuerte hasta utilizar máquinas de aparar. Hasta ahora no se podía controlar este ruido, pues aunque afecta a la convivencia, al no estar regulado se quedaba en algo subjetivo.

Asimismo se regula por primera vez la pegada de carteles en la calle así como poner publicidad en los parabrisas de los vehículos, o las molestias ocasionadas por los vecinos que se sientan por las noches en la calle a tomar el fresco y hablan muy alto, o incluso las serenatas que celebran algunos grupos de amigos.

Otro de los grandes problemas que más afecta a la convivencia vecinal es el uso inadecuado de los cuartelillos, por lo que se va a regular desde el horario de apertura, hasta el nivel de ruido y qué espacios pueden ser utilizados como tales.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir