SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2067
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Andrés Molina en su descenso por la senda de los Reyes Magos | Jesús Cruces.

Desde León viajaron hasta Elda el fin de semana  tres montañeros y once alumnos y profesores de la Universidad Católica de Valencia para hacer realidad el sueño de cinco personas con discapacidad física que deseaban poder subir a una montaña. Los apoyaron otros voluntarios de Elda y Petrer, de Cruz Roja, Protección Civil y los bomberos, que sobrevolaron el monte con un helicóptero, y unas setenta personas más que celebraron de esta manera el Día Internacional de la Discapacidad.

La actividad duró cuatro horas de la mañana de ayer domingo. La subida hasta la cumbre de Bolón a través de la senda fue muy costosa, pero todavía fue peor el descenso por las escaleras, pues hasta diez personas tuvieron que sujetar cada una de las tres sillas joelette por el estrecho camino, en un esfuerzo titánico, cuando en condiciones normales basta con tres. Sin embargo, ninguno de los voluntarios perdió la capacidad de bromear porque “merecía la pena por ver la cara de quienes subían por primera vez a un monte”, decían.

Toñi Martínez padece esclerosis múltiple, Andrés Molina y Daniel Tercero sufrieron la polio. Ninguno de ellos puede apenas caminar, por lo que subieron en sendas sillas denominadas joelette, que cuenta con dos barras delante y dos detrás y una única rueda central como punto de apoyo. Los deportistas Sara Luna con visión reducida y Luis Tomás, ciego desde los 10 años, subieron fácilmente cogidos a sendas barras de dirección que llevaban entre dos montañeros. Estas cinco personas que sufren algún tipo de discapacidad llegaron hasta la cima de Bolón ayudadas por un enorme grupo de voluntarios, y acompañados en todo momento por miembros de las asociaciones a las que pertenecen y otras que forman parte de la comisión municipal de la discapacidad como AMFI, ASFIEL de Fibromialgia, la Asociación Contra el Cáncer o Apanah de discapacidad auditiva.


Parte del grupo que pudo alcanzar la cima | Jesús Cruces.

El alcalde Rubén Alfaro y el concejal de Hacienda y Patrimonio, Amado Navalón, no quisieron perderse este evento solidario y, además, son grandes aficionados a la montaña. Participaron en el ascenso personas de todas las edades, como Fran, el más pequeño de 5 años. También subieron el presidente del Centro Excursionista de Petrer, Vicente Verdú, junto a otros montañeros del pueblo vecino y del Centro Excursionista Eldense, así como el nuevo director de la ONCE en Elda desde hace mes y medio, Antonio Devesa.

La iniciativa de esta actividad partió del grupo Cuentamontes, con Juan Manuel Maestre a la cabeza y del Ayuntamiento de Elda, con Rubén Alfaro como principal promotor, coincidiendo con el Día Internacional de la Discapacidad. Ambos declararon estar muy satisfechos con la actividad y, sobre todo, con los voluntarios que generosamente habían compartido su tiempo y su esfuerzo, «es de agradecer el gran esfuerzo de los voluntarios y la participación de las personas con discapacidad, que han visto su sueño cumplido», comentó Alfaro desde Bolón.

Un sueño hecho realidad

Sobre la cumbre del monte Bolón, Andrés Molina, presidente de AMFI, declaró que “siempre vi imposible subir hasta aquí; yo preparaba las antorchas con cemen en el Centro Excursionista Eldense para la tarde de Reyes; si levantaran la cabeza y me vieran aquí no se lo creerían”, aunque confesaba que pasó “un poco de miedo y además he sufrido por poner en peligro a las personas que me llevaban”, aseguró.


Sara Luna fue guiada por una barra de dirección | Jesús Cruces.

Toñi Martínez padece esclerosis múltiple desde hace 16 años, aunque a los 50 años la enfermedad se aceleró. Subió con sus dos hijos, que no dudaron en echar una mano, “aunque siempre quise subir a Bolón, no lo hice y ahora ya no puedo, además he sido deportista y me hacía mucha ilusión”, indicó.

Marcelino Fernández es vocal del Club de Montaña Pandetrave de León, entidad que recibió el premio Cuentamontes de la Solidaridad hace cuatro años. La Federación de Montaña de Castilla y León compró la silla joelette en su versión más moderna, valorada en unos 5.000 euros, y se la cede a su grupo: “Nuestra función es divulgar la posibilidad de que las personas con discapacidad puedan subir a la montaña, primero entre los propios montañeros, para que vean que si se forman les pueden echar una mano, y luego para las personas que la sufren, ya que es una opción que tienen de ocio y tiempo libre”, afirmó.

Este club empezó a trabajar hace diez años con personas ciegas, “pero entonces otras con discapacidad física nos pidieron también subir a la montaña y tuvimos que darle una solución”, afirmaba. Ayer regresaron a León, y a pesar del esfuerzo, que hacen desinteresadamente, consideran que ayudar a los discapacitados es tan satisfactorio o más que para ellos.


Toñi Martínez fue una de las personas que subió en Joelette | Jesús Cruces.

El ascenso con Luis Tomás García fue muy fácil porque es un joven deportista, “tengo más problema con otras cosas como encontrar trabajo que con la vista”, afirmó. Sara Luna iba a subir con su marido y con sus hijos, “pero hacía mucho frío y los niños se han quedado en casa con su padre”. El próximo fin de semana Sara y Luis Tomás coincidirán de nuevo en la carrera solidaria Sin Barreras en Alicante.

Para Daniel Tercero, que hizo el trayecto en la silla acompañado de sus hijos y nietos, la experiencia “ha sido algo inenarrable, no hay palabras, no lo habría conseguido por otros medios nunca, lo he disfrutado mucho”, afirmó mientras contemplaba el paisaje desde la cumbre de Bolón en una soleada mañana de domingo en la que se podía ver hasta el mar de Santa Pola.

Alumnos y profesores de la Facultad de Ciencias del Deporte de Valencia

Los siete alumnos y cuatro profesores de la Facultad de Ciencias del deporte de la Universidad Católica de Valencia trajeron dos sillas joelette. “Es una forma de que los chicos practiquen, además, en la Universidad Católica tenemos una opción por el deporte adaptado e intentamos concienciar a toda la Universidad sobre el tema de la discapacidad, y desde la Facultad de Ciencias del Deporte apoyamos esta aventura que es la joelette”, indicó Luis Esteban, profesor y secretario de la facultad.


Imagen de los héroes que ascendieron a Bolón | Jesús Cruces.

Esta silla joelette la diseñó hace 40 años un ingeniero francés cuyo sobrino padecía una discapacidad y quería que pudiera acompañarlo a la montaña, explicó a Valle de Elda José Manuel Puchad, profesor de Deporte Adaptado de la facultad valenciana.

Por su parte, Andrés Molina aprovechó la ocasión para declarar: “Como soy tan reivindicativo, me pregunto que si podemos subir hasta aquí, por qué no podemos ir por la ciudad”. Y de hecho, ya está pensando en crear una sección de montaña en AMFI. Además, la pasada semana AMFI firmó un convenio de colaboración con la Universidad de Alicante para diseñar aparatos para discapacitados o y fabricarlos en Elda en el polígono Campo Alto.

La jornada en imágenes

img_1315
img_1333
img_1365
img_1384
img_1409
img_1417
img_1426
img_1438
img_1450
img_1462
img_1472
img_1476
img_1487
img_1490
img_1491
img_1494
img_1517
img_1522
img_1529
img_1532
img_1533
img_1543
img_1546
img_1550
img_1582
img_1583
img_1587
img_1636
img_1641
img_1649
img_1652
img_1662
img_1664
img_1675-
img_1696
img_1703
img_1704
img_1705
img_5798
img_5802
img_5832
img_5848
img_5852
img_5853

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir