SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Blogs

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Papel moneda (billetes) emitido por el Ayuntamiento de Elda el 12 de mayo de 1937 (anverso y reverso).

Un 12 de mayo de 1937, por primera y única vez en la historia, Elda tuvo su propia moneda, emitida por el Ayuntamiento eldense, que estuvo en circulación hasta enero de 1938.

El estallido de la Guerra civil ocasionó desde el mismo inicio del conflicto la recogida de la moneda de plata circulante por parte de los particulares, dado que dicho metal noble siempre conserva su valor. Su desaparición del mercado no pudo ser impedida por los decretos y órdenes del gobierno de la República que prohibían y castigaban el acaparamiento monetal. El mismo gobierno contribuyó a la escasez de moneda al utilizar todas sus reservas y monedas incautadas y recogidas para la compra de armamento bélico en los mercados internacionales.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Como continuación de la violencia política acaecida en Elda en la jornada del 10 de mayo de 1931 en la que Francisco Alonso Rico, concejal electo del Ayuntamiento de Elda, y don Luis Abad Navarro, cura párroco de la iglesia de Elda, fueron paseados violentamente por las calles de Elda, siendo objeto de burlas, insultas y violencia, la jornada del 11 de mayo vio como el templo parroquial cuatricentenario de Santa Ana de Elda era asaltado e incendiado.

La reacción de los monárquicos, tras el shock producido por la abdicación y posterior huida de Alfonso XIII y la familia real tras las elecciones municipales del 12 de abril de 1931, elevó la tensión política a nivel nacional. Los disturbios acaecidos en Madrid el domingo 10 de mayo durante la inauguración del Circulo Monárquico de la calle Alcalá tuvieron una rápida repercusión por ciudades del sur y el este peninsular. Madrid, Valencia, Alicante, Murcia, Córdoba, Granada, Sevilla, Jerez, Cádiz, Málaga y Algeciras vieron como entre los días 11 y 12 de mayo fueron asaltadas y quemadas iglesias, conventos y otros edificios religiosos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Manifestación de mujeres (Madrid, principios del siglo XX)

Hace 85 años, en las primera horas de la mañana del lunes 9 de mayo de 1932, la plaza de la República (act. plaza de la Constitución / trad. plaza del Ayuntamiento o plaza de Abajo) se fue llenando de amas de casa eldenses hasta alcanzar más del millar de mujeres. Impelidas por la carestía de los alimentos básicos, pero especialmente del pan, protestaban airosamente contra el aumento de cinco céntimos de peseta por kilo del precio del pan. Con ánimos exacerbados y decididas en su protesta, dado que el precio de este alimento era regulado por las autoridades, mantuvieron su protesta durante varias horas.

El pan era la base de alimentación de millones de familias españolas y el incremento de precios en los momentos de carestía, de inflación o de aumento del precio del trigo ya había ocasionado desde finales del siglo XIX manifestaciones y protestas populares encabezadas por mujeres por toda la geografía española, especialmente en capitales populosas y ciudades industriales.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Encontramos esta Denominación de Origen en el Sureste de nuestro país. Está formada por seis municipios de la provincia de Albacete (Albatana, Fuenteálamo, Hellín, Montealegre del Castillo, Ontur y Tobarra) y uno de la región autónoma de Murcia (Jumillla). Es una de las D.O. más antiguas de España, contando con una reglamentación desde 1966.

Esta Denominación de Origen protegida posee unas 25000 hectáreas de viñedos,  entre las que destaca el municipio de Jumilla, el cual posee un 40 por ciento del total de ellas.

La superficie de viñedo por localidades inscritas en la D.O. Jumilla queda de la siguiente manera:          

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Recientemente se han celebrado las elecciones sobre la aceptación o no de la jornada continua en muchos de nuestros centros educativos, una de las polémicas más encendidas en sus puertas durante los últimos tiempos, y mirad si la escuela puede dar oportunidades (hasta más justificadas) para el enardecimiento de los ánimos. Las decisiones validadas por los votos, apenas han dejado espacio más que para la resignación de unos y unas y la satisfacción de otras y otros. Ni más ni menos.

¿Contribuirán los nuevos horarios o el mantenimiento de los actuales, sin más,  por sí mismos, a una mejora de la educación? Permitidme que lo dude, como dudo de la naturaleza educativa de muchas de las reivindicaciones esgrimidas antes de estas elecciones. No estoy diciendo que no sean respetables, en todo caso, el escrutinio manda, sino que no están fundadas lo suficiente en criterios educativos y que participan de muy diversos intereses que no tienen que ver con ellos, por mucho que se hayan invocado argumentos de esta clase como decisivos a la hora de elegir.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Álvaro Amat pronuncia el discurso inaugural de la nueva Quincena de Octubre Negro. | Carlos Gutiérrez.

 Por su interés, le he pedido a Álvaro Amat que me hiciese llegar su entusiasta pregón en el vestíbulo del Castelar el pasado 18 de abril, con el que se iniciaba la última Quincena cultural de Octubre Negro. Su importancia, el valor, las emociones… que mueve en nosotros el teatro (un género que nunca ha visitado este blog) son puestas de manifiesto en este texto vibrante y sustancioso. Gracias Álvaro por tu generosidad al compartir tu sabiduría y experiencias. Sin más:

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Cargos falleros de Las 300 2017 | Ezequiel Deltell

El pasado fin de semana las fallas José Antonio Las 300 y Estación inauguraron un nuevo período de presentaciones de los cargos falleros para las fiestas de Elda 2017. Un período que concentra la mayoría de actos en el presente mes de mayo pero que finalizará el viernes 30 de junio.

A pesar de la caprichosa meteorología con lluvia y frío con la que amanecimos el sábado pasado, típica de los días de Pascua, la Falla Las 300 celebró con normalidad su acto de presentación de cargos falleros en el escenario situado en la avenida Alfonso XIII. Enmarcada en el conjunto de actividades programadas con motivo del proyecto titulado “Elda solidaria con la Infancia” impulsado por la propia comisión fallera, destacó además la plantá de la falla “Elda con la Infancia” del artista eldense Antonio Ruano, y la carrera solidaria en beneficio de la Fundación Amigó. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

La tarta Sacher que os traigo hoy, es una versión modificada. He elaborado un bizcocho sencillo, pero no por ello menos rico. Este bizcocho os puede servir como base para cualquier tipo de tarta que queráis elaborar, queda súper jugoso, además siendo tan chocolateado no queda para nada empalagoso. Yo ya lo he añadido a mi lista de indispensables, porque hasta sin relleno está buenísimo.

Para hacer la tarta Sacher original se utiliza mermelada de albaricoque, en esta ocasión la he versionado utilizado mermelada de fresa. Elegid vosotros la que más os guste.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Imagen actual del espacio en el que estaba ubicada la Caja de Ahorros del Sureste de España | Jesús Cruces.

La Elda cultural inicia la década de los años sesenta del siglo XX con un prometedor acontecimiento. El jueves 5 de marzo de 1960 la Caja de Ahorros del Sureste de España  ―que posteriormente sería la Caja de Ahorros del Mediterráneo― inauguró en Elda su Aula de Cultura. Por su propia idiosincrasia como caja de ahorros parte de su beneficio tenía que revertir en obra social. En este sentido, la ciudad de Elda fue una apuesta de la entidad financiera debido al elevado crecimiento demográfico experimentada por la ciudad (28.380 habitantes en ese momento) del que se derivaba un evidentemente mercado potencial de clientes, así como la escasa infraestructura cultural existente, mas allá del Casino Eldense y la Biblioteca Pública Municipal, inaugurada ocho años antes.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Si se presenta y se consigue la marca Zapatos de Elda-Elda's shoes habrá que protocolizar una forma de actuación para que sea efectiva ,y para que el lector tenga un mayor conocimiento de la transcendencia de esa marca, me atrevo a proponer un protocolo, no siendo único, que aborde las bases más importantes de actuación.

Si el Ayuntamiento de Elda es propietario de la marca, el primer paso es convocar una gran asamblea de fabricantes de calzado e industrias afines, y cuando digo una gran asamblea, me refiero a la participación en ella del mayor número del censo industrial eldense, para ello es preciso un llamamiento a la responsabilidad y que todos (no sólo las grandes marcas) acudan a reconocer la señas de identidad de ese nuevo proyecto que ahora se llamará Zapatos de Elda-Elda's shoes .

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Del día 4 al 7 de mayo de 1975 se desarrolló en los salones de billar del Casino Eldense los campeonatos nacionales de segunda categoría, en la modalidad cuadros 47/2.

El club de billar “Vicente Baeza”, de Elda, y por encargo por la Federación Regional Valenciana de Billar, organizó tanto este primer campeonato como el segundo, entre los días 8 al 11 de mayo, modalidad cuadros 71/2. En ambas especialidades participaron representantes de los clubes integrados en las federaciones valenciana, catalana, vizcaína, andaluza, aragonesa, balear, del Norte, gallega y castellana.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista general del parque ferial de la Exposición Universal de Viena.

Corría el año de 1873 y la laboriosa villa de Elda, con apenas superados los 4.000 habitantes, todavía permanecía arraigada a su pasado agrícola. Sin embargo, la llegada del ferrocarril en 1858 y la inauguración de la estación de ferrocarril en 1862 habían permitido que determinados sectores productivos, especialmente el agrario y el de manufactura de esparto iniciaran un moderado desarrollo. 

Terratenientes y propietarios agrícolas se afanaban en mejorar y dar a conocer los productos de los campos y la huerta de Elda. Alicante y Madrid eran lugar de destino de las producciones de aceite y vino, así como de frutas y almendras. Producción agrícola a la que cada vez más se sumaba un mayor volumen de productos manufacturados con el esparto cultivado en nuestros montes. Por ello, la convocatoria de la Exposición Universal de Viena para 1873 fue vista por aquellos prohombres de negocios como una oportunidad para abrir mercados internacionales a sus productos. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Habiendo celebrado el Consejo Municipal de Elda la última sesión municipal el 13 de marzo, el lunes día 27 de marzo de 1939, Manuel Alberola Castelló, último presidente o alcalde republicano reunió a los consejeros para evaluar la situación por el colapso de la República. Ante el abandono decidido de todos, Manuel Alberola, como máximo responsable municipal, permaneció solo en el Ayuntamiento eldense durante los días 27 y 28 de marzo, aguardando la llegada de las autoridades vencedoras en la Guerra Civil que finalizaba, para realizar el traspaso de poderes municipales. ¡Otro nombre de la historia de Elda para no olvidar!

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
De un árbol de cien años, he mirado las flores, de un día. Antonio Porchia.

Apartado de tertulias y cenáculos, entre la más humilde vecindad de un barrio del extrarradio de Buenos Aires, vive un hombre casi anónimo cuidando su jardín de flores mínimas, recibiendo a sus amigos o a cuantos desconocidos le agasajan y escribiendo, con la paciencia y el esmero de un orfebre, unas frases en las que su extrema brevedad y la poética indeterminación sirven de escueto trampolín para lanzar al lector al territorio imperecedero de la hermosura. Su amigo, el poeta Roberto Juarroz, no dudó en afirmar que la escritura de Antonio Porchia “está en la línea fundamental donde se juntan el pensamiento y la imagen, la poesía y la filosofía, cuya artificial separación tal vez constituya uno de nuestros lastres mayores”.

De origen italiano, el argentino Antonio Porchia (1885- 1968) se hizo a sí mismo. El mayor de siete hermanos, abandona los estudios y se pone a trabajar con quince años al fallecer su padre. En 1906 llega a Buenos Aires con su madre y sus hermanos, ciudad en la que desempeñará múltiples trabajos (carpintero, tejedor de cestas, apuntador portuario o impresor) hasta instalarse en 1936 en su propia casa, y donde contactará con autores y pintores que le animarán a publicar sus Voces (frases breves que escribe sin prisa pero sin pausa) y cuya primera edición aparecerá en 1943. El librito llega al insigne crítico francés Roger Caillois, entonces en Argentina, que no duda en contactar con Porchia para mostrarle su admiración y traducirlo inmediatamente al francés. Comienza entonces un creciente reconocimiento en toda Europa pero que en nada afecta a la vida sencilla y rutinaria de su autor. Este hombre de izquierdas, generoso y solidario como pocos, nunca se mostró esquivo pero siempre preservó su intimidad. Apenas salió de su barrio en toda su vida.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir