SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1651
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Efectos y signos de Tomicus destruens | Raúl González

Hablamos del Pino carrasco o Pinus halepensis, la especie arbórea urbano-forestal más importante en nuestra comunidad autónoma. Existen pinares de reforestación, pinadas naturales e incluso obras de restauración realizadas con esta especie vegetal que tiene pocas necesidades climáticas o de suelo, lo que hacen de él el rey de los montes del sur de Levante. Gracias a él, muchos montes deforestados han recuperado su cubierta vegetal (ya sea con buenos o malos resultados), destaca el caso del ecosistema dunar de Guardamar del Segura, en el que una repoblación con Pinus halepensis evitó que las dunas se comieran el pueblo.

Por otro lado, la función de esta especie no es más que protectora, ya que para industria no son utilizables, excepto para la fabricación de palés de calidad baja/media. En fin, por sus características se considera una especie de crecimiento medio (en la naturaleza), poco productivo y cuyas ramas y troncos no son muy rectos, incluso sus ramas se retuercen para optimizar la obtención de luz. Es una especie muy utilizada en la reforestación de cabeceras de cuencas hidrológicas, en zonas con alto peligro de erosión y, por supuesto, en zonas donde otras especies no podrían entrar por las características climáticas o por el poco suelo del que se dispone. Todo esto hace del pino carrasco la especie que mejor se adapta a nuestros ecosistemas.

Hoy en día, existen dos plagas muy importantes: la procesionaria y el barrenillo. La primera no es para nada preocupante, pero la segunda, ya veremos sus características.

Raúl González

En primer lugar, la procesionaria (Thaumetopoea pityocampa) es un lepidóptero (mariposas) defoliador del pino. Realmente, no es muy dañino para el árbol pero su importancia aumenta en zonas públicas como parques o jardines, zonas de recreo en enclaves forestales, ya que se trata de una oruga con pelos muy urticantes para las personas y animales. El ciclo es simple: una mariposa pone los huevos en 2 acículas del pino. Una vez han eclosionado los huevos, las orugas empiezan a formarse, descendiendo al suelo y desarrollando su cuerpo, moviéndose en filas, una detrás de otra (hecho por el que recibe el nombre de procesionaria). Realizan bolsones en las ramas superiores de los árboles, donde la mariposa depositó los huevos y donde se pueden congregar incluso cientos de orugas (según el tamaño del bolsón). Una vez han madurado las orugas y, llegada su última metamorfosis, se entierran para formar la crisálida (el capullo de los gusanos de seda). Pueden permanecer en latencia incluso 4 años, hecho que hace prácticamente imposible erradicar esta plaga, pues siempre tendremos adultos a punto de salir, cuando las condiciones para su desarrollo sean las óptimas. Una vez convertida en adulto o mariposa, su vida es corta y solo pueden poner huevos, ya que suelen perder el aparato masticador. Los daños que realizan al pino son básicamente la defoliación de la rama donde realizan el bolsón, la cual, si no llega a límites extremos, no le causa prácticamente ningún daño al árbol.

Ahora, vamos con el barrenillo del pino (Tomicus destruens). Se trata de un escolítido, familia de los escarabajos. Podemos decir que se trata de la plaga del pino que más daños está causando en todo el Este peninsular. Se trata de un escarabajo pequeño, de unos 3-4 mm de longitud y 1-2 mm de anchura. No es una plaga invasora como podría tratarse del Picudo rojo de las palmeras, sino que éste ha estado siempre en nuestros bosques, mejorando la masa vegetal ya que destruía los árboles sin futuro (los menos desarrollados), dejando huecos para que los ocupasen otras especies más competitivas por los recursos. Explicamos su ciclo biológico: son barrenillos o perforadores, y es la hembra la que realiza bajo la corteza del pino una galería vertical denominada galería de oviposición. En su recorrido, pone los huevos a lo largo de dicha galería. Una vez los huevos han eclosionado, las larvas realizan galerías, en este caso de alimentación, en sentido perpendicular a la realizada por la de la madre. Una vez han crecido lo suficiente como para haberse convertido en adultos, hacen un agujero de salida para empezar de nuevo el ciclo. Como consecuencia, al estar alojadas las galerías entre la corteza y la madera, se interrumpe el flujo de resina entre la parte aérea y las raíces. El pino en pocos meses si la sequía es acusada y son varías las hembras que ponen sus huevos en el árbol, ya que cortan completamente el transporte de nutrientes entre las partes del árbol.

Raúl González

El problema viene desde hace unos cinco años hacia aquí, y ahora os explicaré por qué. Como he dicho anteriormente, es un insecto que destruía a los pies menos vigorosos y esto tiene su explicación. A través de sus antenas, el Tomicus percibía aceites específicos del pino que estaba debilitado, por esa razón acababan con los peores individuos. Lo de los cinco años viene por la extrema sequía que estamos sufriendo, sobre todo en las provincias de Alicante, Valencia y Murcia. Podemos decir sin ningún tapujo que la gran mayoría de árboles de estas zonas están muy debilitados por lo que el Tomicus se sintió atraído por esos aceites antes comentados. Pues bien, aquí ocurre como con cualquier plaga, crecen y crecen mientras tengan comida. Por tanto, un aumento desmedido de la población de Tomicus en nuestros bosques acaba con pinares de hectáreas, su efecto parece similar al de un incendio. Tenemos ejemplos en Crevillente (en la Pared Negra), en el interior de Valencia y otras zonas, donde esta plaga ha acabado con hectáreas de pinar.

¿Existe en Elda o Petrer? Sí, aquí no nos libramos. Podemos pasear por el río y observar cómo algún pino ya está muerto. Es prácticamente irreconocible, pues si no estamos atentos no observaremos sus agujeros de un milímetro de diámetro. Como signos encontramos que antes de perforar el tronco, solemos encontrar ramillos del pino, completamente perforados, del que se alimentan los adultos antes de copular y poner los huevos. Se trata de una plaga muy voraz, que acaba con hectáreas de bosque en relativamente muy poco tiempo, al que hay que ponerle freno si queremos conservar nuestras masas de pino, que es lo único que tenemos. En el término municipal de Petrer ya se han realizado trabajos selvícolas junto a la Base Iris de la Foia y en el Rincón Bello (aunque fueran del plan de defensa contra incendios forestales) pero en los que se observaron muchos ejemplares afectados por esta plaga que fueron retirados a tiempo, quizá por casualidad.

Como consejo, aquella persona que pueda tener algún problema con este tipo de plagas, debería dirigirse a un profesional competente en asesorar en materia de sanidad vegetal, ya que no siempre los herbicidas son la mejor solución, además de que las directrices europeas están dirigidas a reducir al máximo el uso de los fitosanitarios de origen químico, que resultan muy contaminantes al medio ambiente.

Imagen tomada al final del camino de los Dolores, junto al río Vinalopo | Raúl González

Comentarios  

0 #1 andres 15-11-2015 20:49
Alzo la voz, en protesta por el poco cuidado,que en mi humilde opinion se esta teniendo con la plaga de procesionaria,q ue año tras año padece,la pinada de la torreta. Haber si las autotidades munizipales toman nota y ponen remedio al problema,como ya lo hestan haciendo en otros municipios de alrrededeor...

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Raúl González Soler

Soy estudiante de último curso del Grado en Ingeniería Forestal en la UPV. Desde un punto de vista crítico, deseo hacer llegar a los lectores los problemas que afectan al medio ambiente en nuestro territorio, tratando temas de actualidad que cualquiera (que precie lo que le rodea) se sienta atraído por ellos.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir