SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2248
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Cuarenta y cinco años después de que los Jardines de Castelar acogiesen el Primer Festival de Ópera de Elda, el bel canto vuelve a las noches veraniegas, esta vez por medio de la tecnología moderna.

La Asociación de Ópera y Conciertos, ADOC y el Ayuntamiento eldense, brindan al público dos representaciones al aire libre, acogiéndose a la oferta lanzada por los teatros Real de Madrid y Liceu de Barcelona.

Como es conocido, la primera de ellas, Madame Butterfly, llega este viernes día 30 a la Plaza Mayor, desde el Teatro Real. No es la primera vez que el coliseo madrileño abre sus puertas al exterior. En septiembre último ofreció a Aayuntamientos y otros organismos una de las representaciones de Otello, de Verdi, la cual pudo verse en el Teatro Castelar, con acceso gratuito. Se aprovechó la ocasión para brindar un homenaje al tenor eldense Evelio Esteve, dando su nombre a uno de los palcos del teatro.

Es de suponer que esta vez la respuesta del público sea mas numerosa.

 

Madame Butterfly

Según los datos que ofrece la página web operabase.com, Madame Butterfly ocupa el sexto lugar entre las óperas mas representadas en todo el mundo durante la temporada 2015-2016, con un total de 2.641 escenificaciones. Otras dos obras del mismo compositor, Giacomo Puccini, le preceden en estos datos estadísticos: La boheme ocupa el cuarto puesto y Tosca el quinto.

Butterfly es la única ópera que se representó por dos veces en los festivales celebrados en Elda entre 1972 y 1978. En concreto se programó en los de 1972 y 1977.

Ópera de éxito sin lugar a dudas, Madame Butterfly  no lo obtuvo el día de su estreno en la Scala de Milán, el 17 de febrero de 1904. Fue abucheada, pateada y constituyó un fracaso solemne para Puccini, aún cuando contaba con el aprecio incondicional de los operófilos.

Por tal causa llevó a cabo varias revisiones de la obra. Hasta cuatro. La última y definitiva en 1907, se la conoce como la "estándard", siendo la que se ha venido representando desde entonces de forma habitual.

El autor de la obra original, en la que se basó Puccini para componer la partitura, se inspiró, supuestamente, en hechos reales acaecidos en Nagasaki en 1890.

De todos modos, una historia como la que relata este episodio debió ser bastante frecuente. Que un militar, marine, norteamericano casado, apuesto, guaperas, que desembarca en un puerto de Japón, Corea o cualquier otro lugar asiático, o del mundo, enamore a una joven inocente, ilusionada, le prometa matrimonio cuando vuelva en otro de sus viajes, y la deje embarazada, no es un hecho muy extraño. Concha Piquer, en poco más de cuatro minutos, relataba historias de este tipo por medio de coplas bellísimas, como por ejemplo Tatuaje.

La representación de este viernes día 30, llegará a 40 plazas y jardines de toda España. Se verá igualmente en 21 distritos de Madrid, y en varios museos y círculos culturales. Incluso en museos de otras localidades, casos de Avilés, Bilbao, Málaga, Cuenca, Barbastro... y también saldrá a otros países de Europa, Hispanoamérica o China.

Para quien prefiera quedarse en casa dispone de la posibilidad de verla por la 2 de Televisión Española. En tal caso evitará los efectos secundarios que se producen en cualquier actividad cultural al aire libre.

TVE

No es de recibo que las últimas óperas emitidas desde el Teatro Real hayan sido en diferido y a la 1 de la madrugada, y esta que se va a ver por diferentes conductos en medio mundo, la ofrecen a la misma hora que los demás. Es decir, en lo que llaman "prime time".

 

¡¡¡ Segundo Centenario !!! del Teatro Real

Esta apertura al exterior del Real madrileño se enmarca en la programación de su 200 aniversario. La conmemoración está dedicada al momento en que fue colocada la primera piedra para su construcción, hecho producido el 23 de abril de 1818. Sin embargo, tuvieron que pasar treinta y dos años y medio hasta su inauguración, el 19 de octubre de 1850.

En abril de 1925 cesaron las actividades, al ser declarado el edificio en estado de ruina. Cerrado a cal y canto para el arte, durante la guerra de 1936-1939 sirvió hasta de polvorín. Tras una serie de reformas y reforzamiento, sobre todo de sus bases, se reabrió en 1966 como sala de conciertos. Nuevo proceso de reformas y el 13 de octubre de 1998 se reinaugura ya de forma definitiva como teatro de ópera de Madrid, cuyo cometido venía desempeñando el Teatro de la Zarzuela.

Entre unas cosas y otras, de estos 200 años que ahora conmemora el coliseo de la Plaza de Oriente, solo ha visto ópera sobre su escenario durante 94 temporadas.

Aunque no es la norma de este teatro, hay presencia de cantantes españoles en el elenco de protagonistas principales, caso del tenor tinerfeño Jorge de León y del barítono tarraconense Angel Ódena. (1)

 

El trovador

La otra propuesta operística veraniega llegará el viernes 21 de julio desde el Gran Teatre del Liceu de Barcelona, dentro de su oferta "El Liceu a la fresca" con la representación de El trovador, de Giusseppe Verdi.

Aquí no hay conmemoración alguna de por medio. Se trata de una iniciativa del Liceu barcelonés, puesta en práctica en años anteriores, y que tuvo su origen en "El Liceu a la platja", con instalación de pantallas gigantes en las playas de Barcelona y cercanías.

Esta oferta que, al principio, no llegaba más allá de Cataluña, se ha abierto a ayuntamientos de todo el territorio español, habiéndose acogido a ella el de Elda, por intermediación de ADOC. Se desarrolla en parte de España, en concreto en Aragón y Vizcaya.

El trovador Verdi  fue la penúltima obra que se vio en los festivales de Elda, en septiembre de 1978. Aquella noche se contó con una mezzosoprano de excepción: Fiorenza Cossoto, una de las voces más importantes de la segunda mitad del siglo XX.

Y es que en esta ópera Verdi exige dos voces femeninas de primer nivel, el de Leonora, soprano, y el de Azucena, mezzo.

Los libretistas de El trovador se basaron en la obra teatral del escritor español Antonio García Gutiérrez. Se estrenó el 19 de enero de 1853 en el Teatro Apolo de Roma, con un éxito absoluto, de ahí que Verdí no la revisara, como sí hizo con otras de sus óperas.

El Trovador pertenece a la llamada Trilogía popular del compositor italiano, compuesta entre 1851 y 1853. Sin embargo, no lo es tanto como las otras dos que conforman la terna: La traviata y Rigoletto.

Viendo los datos de operabase.com la ópera más representada en todo el mundo en la temporada 2015-2016 fue La traviata, con 4.190 sesiones. De Rigoletto se ofrecieron 2.285, ocupando el décimo lugar. El trovador  baja hasta el vigésimo puesto con 985 funciones.

Su argumento es bastante más enrevesado que el de Madame Butterfly. En él hay celos amorosos, confabulaciones, encarcelamientos, venganzas y hasta tres muertos, todo ello enmarcado por un ambiente bélico, propio de las confrontaciones de la Edad Media.

La parte del tenor de El trovador  está considerada por muchos expertos y cantantes como la obra más díficil compuesta por Verdi. Su breve aria "Di aquella pira", suscita controversias entre el público, según la forma en que la acometa cada intérprete. No se trata de una aria propiamente dicha, al formar parte de una escena mucho mas amplia, pero la costumbre que han implantado muchos tenores de acabar su parte solista con una nota sobreaguda, que suele arrebatar al público con aplausos y ovaciones, provoca todo lo contrario cuando no se hace. Y el caso es que dicho sobreagudo no lo escribió Verdi. Lo "inventó" Enrico Caruso.

Y algo más que controversias se produjeron en el Teatro Real de Madrid, durante las representaciones del mes de diciembre de 2000, protagonizadas por el tenor argentino José Cura, quien al término de la última, el 26 de diciembre, tomó el micrófono para interpelar al grupo de espectadores que lo habían abucheado. Aquella representación fue emitida en directo por Radio Clásica de Radio Nacional de España. Los abucheos iniciales arreciaron tras las palabras de Cura, todo lo cual pudo ser escuchado en directo por miles de personas. La grabación está disponible en youtube.

Como consecuencia de aquello, el tenor argentino, uno de los ídolos del momento, canceló todas las actuaciones que tenía contratadas en el Teatro Real para temporadas venideras, y todavía no ha vuelto a actuar allí, aún cuando reside oficialmente en España.

La representación del 21 de julio es difícil saber a tres semanas vista a cuántos lugares llegará. La sesión anterior de "El Liceu a la fresca", se emitió en más de 100 poblaciones.

1*: Jorge de León cantó Tosca en el Real en 2004, y La bruja en el Palau de les Arts de Valencia, en 2007, junto a Ana María Sánchez.

Angel Ódena y Sánchez protagonizaron un concierto de ópera y zarzuela en el Teatro Castelar de Elda en 2004).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Elías Bernabé Pérez

Simplemente aficionado a la música clásica, tradicional, ópera y zarzuela. Como zarzuelista realizó programas en Radio Elda durante más de 25 años, siendo asiduo conferenciante de las Aulas de la 3ª Edad de Elda. Ha impartido conferencias en el Club Información, Ámbito Cultural de El Corte Inglés, CaixaGalicia en Ferrol, Casino de Monóvar y ADOC de Elda.

Ha sido presentador-mantenedor de un gran número de galas, conciertos y homenajes a personajes del mundo lírico, en Petrer, Elda, Murcia, Abarán y Alicante. Pertenece a la Asociación Pro Género Lírico Español, con sede en Madrid. En ella participó activamente en su proyecto, no fructificado, de crear una Federación Nacional de Zarzuela de Agrupaciones de Aficionados.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir