SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Valle sin clan

Literatura

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
El cangrejo de Chuang Tzu.

“Entre sus muchas virtudes, Chuang Tzu tenía la de ser diestro en el dibujo. El rey le pidió que dibujara un cangrejo. Chuang Tzu respondió que necesitaba cinco años y una casa con doce servidores. Pasaron cinco años y el dibujo aún no estaba empezado. “Necesito otros cinco años”, dijo Chuang Tzu. El rey se los concedió. Transcurridos los diez años, Chuang Tzu tomó el pincel y, en un instante, con un solo gesto, dibujó un cangrejo, el cangrejo más perfecto que jamás se hubiera visto”.

Con este breve pero jugoso relato cierra Italo Calvino la segunda conferencia, de sus Seis propuestas para el próximo milenio, dedicada a la Rapidez. Y me parece bastante elocuente de lo que nos quiere transmitir. Nada que ver con la velocidad física y las prisas del día a día. “Rapidez de estilo y de pensamiento quiere decir sobre todo agilidad, movilidad, desenvoltura, cualidades todas que se avienen con una escritura dispuesta a las divagaciones, a saltar de un argumento a otro, a perder el hilo cien veces  y a encontrarlo al cabo de cien vericuetos”. Festina lente, es decir, aventurándose sin prisas, divagando, solazándose pero de un modo desenvuelto y ágil.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
La A de Alborada, escrito por Antonio Porpetta.

De la A a la Z, de Alborada a Zapato, del mundo festero al propiamente laboral, ABCDElda, aspira a recoger en 27 breves entradas la memoria viva (cultura, tradiciones, lugares, personajes históricos…) de toda una ciudad. Presentado el pasado viernes 18 de noviembre durante la gala conmemorativa del 75 aniversario de la llegada a Elda de la actual imagen de San Antón, se trata de un libro coral, escrito por 27 autores diferentes e ilustrado con desenvoltura y perspicacia por Salvador Lázaro e Irene Bellod. Una publicación de más de mil ejemplares subvencionada por la Diputación y que se distribuirá gratuitamente. 

Un regalo, en fin, para los eldenses tal y como se resalta en su presentación previa. Y donde se subraya que este “sencillo vocabulario formado por veintisiete palabras (una por cada letra de nuestro alfabeto) seleccionadas por ser representativas de Elda. Cada una de ellas ha sido encargada a un autor diferente para que sea definida en unos 1.000 caracteres, aportando su visión personal de la misma”. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

-LO BUENO SI BREVE-

Casa Museo de Nietzsche en Sils (Suiza).

Solo un provocador  intempestivo como él podía definirse así en Ecce Homo o autoproclamarse el primer maestro alemán en esa “forma de eternidad” que es, según Friedrich Nietzsche (1844-1900), el aforismo. Pero dice mucho de su concepción del género al afirmar que “es mi ambición decir en diez frases lo que todos los demás dicen en un libro, lo que todos los demás no dicen en un libro”. 

En Más allá del bien y del mal abrirá una brecha para entender el sentido último de su obra y del aforismo como género: “la forma aforística de mis escritos ofrece una cierta dificultad; pero procede de que hoy no se toma esta forma en serio. Un aforismo cuya forja y cuño son lo que deben ser no está aún descifrado porque se le haya leído; muy lejos de eso, pues es entonces cuando comienza la ‘interpretación’, y hay todo un arte de la interpretación... Es verdad que, para elevar así la lectura a la altura de un arte, es preciso poseer ante todo, una facultad que es la que precisamente está hoy olvidada -por eso pasará aún mucho tiempo antes de que mis escritos sean legibles-, una facultad que exigiría casi la naturaleza de una vaca, y ‘no’ en todos los casos, la de un ‘hombre moderno’: me refiero a la facultad de ‘rumiar’.” ¿Rumiar entendido como leer una y otra vez, interpretar y reinterpretar cada fragmento?

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Libro de Fernando Valls sobre el microrrelato español.

Así califica a los microrrelatos la extraordinaria escritora argentina. Pero si he de elegir una de las definiciones disponibles, tal vez la más completa sea la propuesta por Fernando Valls en su libro de 2008 Soplando vidrio y otros estudios sobre el microrrelato español:

“El microrrelato es un género narrativo breve, que cuenta una historia en la que predomina la concisión […]. A menudo se presta a la experimentación y se vale de la reescritura o de lo intertextual; tampoco debería faltarle la ambigüedad, el ingenio ni el humor. […] Su estrategia compositiva consiste en arrancar de inmediato para acabar al instante, mientras que en el cuerpo del texto no puede haber vacilaciones puesto que gran parte del cuerpo del tejido narrativo debe permanecer elíptico o sobreentendido”.

Por su parte, para Irene Andrés- Suárez en su Antología del microrrelato español (1906- 2011), publicada en 2012, los dos principios básicos que lo constituyen son la hiperbrevedad y la narratividad. La extensión mínima lo diferenciaría del cuento o el relato corto y la sustancia narrativa lo distingue de otras formas breves como el poema en prosa, el aforismo o la noticia periodística. No obstante, y como veremos en otra entrada, no es tan sencillo diferenciarlo de otros géneros dados su carácter fronterizo y su afán experimental.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

-A VISTA DE JÍBARO-

La ligereza no pretende suplantar lo grave sino sobrevolarlo.

“Si quisiera escoger un símbolo propicio para asomarnos al nuevo milenio, optaría por éste: el ágil, repentino salto del poeta filósofo que se alza sobre la pesadez del mundo, demostrando que su gravedad contiene el secreto de la levedad, mientras que lo que muchos consideran la vitalidad de los tiempos, ruidosa, agresiva, piafante y atronadora, pertenece al reino de la muerte, como un cementerio de automóviles herrumbrosos”.

Se puede decir más alto pero no más claro. La ligereza, que no pretende suplantar lo grave sino sobrevolarlo, es una constante en la tradición literaria. Calvino se detendrá en esta conferencia en pasajes de Cavalcanti, Lucrecio, Ovidio, Shakespeare o su estimadísimo Leopardi, para concretar que la levedad se asocia con “la precisión y la determinación, no con la vaguedad y el abandonarse al azar”; y concluir que todos ellos viven “la literatura como función existencial, la búsqueda de la levedad como reacción al peso del vivir”.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
El ajedrez y la poesía compartieron espacio en el espectáculo Jaque doble en la inmortal.

Que la literatura y el arte siempre se sintieron atraídos por el ajedrez es incuestionable. Baste recordar que novelistas como Nabokov, Pérez Reverte o Zweig; poetas como Borges, Pessoa o Kavafis; músicos como Schubert o Rimsky Korsakov y pintores como Daumier, Klimt o Duchamp (este último llegó a jugar con la selección francesa de ajedrez y obtuvo muy buenos resultados), recogieron en sus obras el magnetismo y la belleza que el juego les aportó. Un romance ya muy antiguo que, como el rayo de Miguel Hernández, no cesa. 

Por eso mismo, durante la última Quincena cultural de Octubre Negro el ajedrez y los libros se han unido para conmemorar el 75 aniversario del club eldense de ajedrez Ruy López. Además de los hermosos tableros a beneficio del colectivo Abril, la sesión de ajedrez en plena Gran Avenida durante la X edición de Libros en la calle el sábado 15, el espectáculo ajedrecístico- poético en torno a la partida inmortal disputada entre Anderssen y Kieseritzky en 1851, y representada por Pedro Pérez y quien esto escribe, en la cafetería Le Ore el jueves 13 o la sucesión de relatos y poemas de grandes autores leídos en Radio Elda, sin olvidar la VI edición de los premios GraMat de escritura rápida y al instante que también giraron en torno al juego de las 64 casillas.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Portada de la antología Poesía soy yo.

Las antólogas y también poetas de este volumen, Raquel Lanseros y Ana Merino, se sirven de la rima becqueriana para transformar el “poesía eres tú”, en Poesía soy yo, dejando claro ya en el título el papel importante (tantas veces silenciado) de grandes poetas mujeres en lengua española a lo largo del siglo XX. Parecería que la selección de las 82 poetas aquí recogidas y la edición en la editorial Visor pudiese responder a la temeridad del propio editor (Chus Visor) hace año y pico cuando dijo que la poesía femenina en España no estaba a la altura de la masculina o que no había poetas en todo el siglo del nivel de novelistas como Ana María Matute o Carmen Martín Gaite. Supongo que si lee este libro, que él mismo edita, su opinión será bien diferente.

A una antología de poesía hay que exigirle tres cosas básicamente: que sea suficientemente representativa del grupo generacional, del movimiento, del género, etc que se antóloga; que cuestione y /o reivindique aspectos significativos no advertidos por la crítica o innovaciones literarias relevantes y que aporte una mirada distinta, ensanchando, modificando o simplemente negando el punto de vista dominante hasta la fecha. ¿Qué respuestas nos da este libro a tales interrogantes?

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Mark Twain vino al mundo y se fue de él con el Cometa Halley.

-LO BUENO SI BREVE-

Su auténtico nombre era Samuel Langhorne Clemens y en 1909 manifestó: “Vine al mundo con el cometa Halley en 1835. Vuelve de nuevo el próximo año, y espero marcharme con él”. Y así fue. Tal vez fuese esta una humorada más de las suyas o la certeza última de quien se interesó vivamente por el mundo de la parapsicología. Periodista, conferenciante y un humorista de primer orden, ¿quién no recuerda hoy entre las lecturas de su infancia Las aventuras de Tom Sawyer o Las aventuras de Huckleberry Finn? Por estas y otras novelas, Faulkner y Heminguay vieron en él al gran patriarca de la moderna literatura estadounidense. Su influencia posterior ha sido extraordinaria, y no sólo entre los escritores. Sería difícil concebir el humor de Groucho Marx o el de Woddy Allen, por poner dos ejemplos, sin su magisterio. Durante mucho tiempo, yo mismo llegué a creer que esta frase de Twain era de Groucho: “Al cumplir los sesenta años me he propuesto la siguiente regla de vida: no fumar mientras duermo, no dejar de fumar mientras estoy despierto y no fumar más de un cigarro a la vez”.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

A VISTA DE JÍBARO

Seis propuestas para el próximo milenio, de Italo Calvino.

Aunque no necesita presentación, Italo Calvino fue un destacado escritor italiano nacido en 1923 en Cuba y que murió en 1985 en Siena al no superar un ictus. Se inició en las letras a la sombra del gran Cesare Pavese y sobresalió en todas las facetas narrativas (novela, cuento, relatos cortos, etc) pasando del neorrealismo inicial a un enfoque en permanente experimentación que lo llevó por el mundo de la fantasía, las propuestas combinatorias de OULIPO (Taller de Literatura Potencial) o la reflexión en múltiples artículos en torno a la literatura y el lenguaje. 

Precisamente cuando falleció en septiembre de 1985 estaba ultimando una serie de seis conferencias que debía impartir en Harvard durante el curso que se iniciaba. Era la primera vez que se invitaba a un escritor italiano a ocupar la Cátedra Norton, por la que desde 1926 ya habían pasado personalidades como T.S. Eliot, Igor Stravinsky o J. L. Borges. No tuvo tiempo de concluir las seis intervenciones, pero las cinco primeras bajo el título en español de Seis propuestas para el próximo milenio se publicaron en 1989 y su vigor e influencia no ha decaído en todos estos años. Hablamos, pues, de un testamento literario que es una poética de altísimo interés; no sólo por la valía compositiva de sus textos sino por su capacidad para detectar los rasgos esenciales que definirían la literatura del siglo XXI. Su esposa Esther aclara en el preámbulo que, aunque quizás las hubiese retocado porque era muy meticuloso, apenas habría cambiado el sentido general del conjunto.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Carteles que anuncian la XI Quincena y Solidarizarte.

Como todo el mundo sabe, con octubre llegan las actividades de una Quincena cultural con una oferta siempre amplia y variada, este año dedicada al mundo del ajedrez; haciéndola coincidir además con una efeméride muy especial: el 75 aniversario del club eldense de ajedrez Ruy López, fundado en diciembre de 1941 y cuyo primer presidente, Felipe Navarro, además de un buen jugador y hermano del cronista y creador del semanario Valle de Elda Alberto Navarro, inició a muchos eldenses en el juego. El título de la Quincena, La apertura española, rinde homenaje precisamente al creador de dicha apertura en ajedrez, el zafrense Ruy López de Segura, primer campeón mundial oficioso en pleno siglo XVI y que da nombre al club.

Del 5 al 23 de octubre, los colectivos Octubre Negro y Gramática Parda, en colaboración con el club de ajedrez eldense, proponen un amplio espectro de actividades: en la habitual sección SOLIDARIZARTE, el jueves 6 se inaugurará una exposición  de 100 tableros de ajedrez decorados por artistas eldenses, a beneficio del grupo Abril y amenizará la velada el mago Alejandro y Cedric, con su espectáculo “Magia para menores de 90 años”. El sábado 15 se llevará a cabo Libros en la calle, en la Gran Avenida, con partidas de ajedrez “en la calle” durante toda la mañana y con participación libre de quien lo desee. Algo que se realizará el sábado siguiente, 22, en el Mercado central. El ajedrez estará presente también en un torneo infantil el domingo 16, o en el encuentro con jugadores del club Ruy López para hablar de su historia, el viernes 7 en Paurides, el espectáculo poético-ajedrecístico Jaque doble en la inmortal, el 13 en Le Ore, o la charla sobre las bondades del ajedrez y sus aplicaciones educativas, el viernes 21 en el colegio Padre Manjón.

Acerca del autor

Autor: Rafael Carcelén

Además de disfrutar como maestro de escuela, me encanta escribir. Y leer. Y subir los montes alicantinos. Y jugar al ajedrez. Y… siempre me sigue apeteciendo aprender. Y segregar lo que aprendo -lo que vivo, lo que siento- en artículos, poemas y aforismos como éste: “¿Es imaginable la felicidad en un grano de pimienta?”

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir