SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Literatura

Valle sin clan

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

-LOCUS AMOENUS-

Ovidio y Horacio, dos de los referentes para el estudio de los tópicos literarios.

Si tuviésemos que hacer una lista de los temas más reiterados en la historia del cine o de la literatura, y más allá de sus argumentos o las motivaciones que muevan a sus personajes, de uno u otro modo, casi todos acabarían remitiéndonos al amor, la belleza, la vida y su brevedad, el paso del tiempo, la muerte… Al fin y al cabo estas han sido las preocupaciones fundamentales del hombre en todas las épocas. En el caso de la literatura, estos temas recurrentes a lo largo de la historia se denominan tópicos, es decir aquellos “lugares comunes” que conforman una tradición cuyo origen, tal como nos ha llegado, se remonta a la época clásica grecolatina (Anacreonte, Homero, Safo, Horacio, Ovidio, Ausonio, Catulo, etc). Pero, como veremos, la pintura, la música o el cine, incluso los de hoy, no han dejado de nutrirse de estos tópicos. Su pervivencia en el tiempo y su plena vigencia es un claro indicador de su estado más que saludable.

Hablamos pues de una herencia que se ha actualizado en los creadores de todo tiempo y lugar desde entonces. Entre otras cosas porque un escritor es antes que nada un buen lector y resulta improbable no recibir el influjo, consciente o inconscientemente, de estos motivos y temas con raíces ancestrales. ¿Significa esto, en consecuencia, que en la literatura no hay nada nuevo bajo el sol (por cierto, una expresión que en latín se dice Nihil novum sub sole y que en sí misma remite a uno de los tópicos tradicionales que ya aparece en el Eclesiastés)? No exactamente. Que las preocupaciones de los creadores se hayan mantenido en el tiempo y que temas antiquísimos sigan hoy vigentes no anula ni empequeñece el enfoque y el tratamiento apropiados que en cada época ha tenido un mismo tópico ensartado en la tradición.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Adela Cortina y el libro recién publicado.

 Publicado el pasado mes de mayo, Aporofobia, el rechazo al pobre, es el último libro de Adela Cortina, excelente ensayista y catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia. Llega en el momento oportuno. Justo para reflexionar rigurosa y profundamente en torno a uno de los problemas más acuciantes en este mundo tan agitado del nuevo milenio en el que estamos informados al instante de cuanto ocurre en todas partes pero en el que olvidamos lo ocurrido muy poco después.

Un libro cuya lectura no solo no defrauda sino que nos aporta una mirada analítica y una visión coherente de los problemas con los refugiados, la desigualdad y la pobreza, en nuestras sociedades occidentales. Sin la reducción de estas lacras, afirma la autora, sin una mirada autónoma y compasiva, si no nos proponemos educar la conciencia de un modo crítico y al amparo de la Ética, difícilmente modificaremos esa actitud de rechazo siempre latente hacia los inmigrantes, los pobres y los necesitados.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Nueva reedición de este clásico de A. Rimbaud.

Este bien podría ser el lema para etiquetar al verano con las temperaturas más altas que se ha registrado hasta hoy. Pero no, alude a una nueva, la enésima, reedición de la obra homónima de Arthur Rimbaud. Cumbre donde las haya de la alquimia del verbo, de la prosa poética de todos los tiempos. Publicado en 1873, siglo y medio después, su vigencia no decae.

Y es que, como ocurre siempre tras el fin del descanso estival, las editoriales anuncian sus propuestas para llenar los escaparates de las librerías en la nueva temporada que ahora se inicia. Novelistas de primer nivel como Paul Auster, Javier Marías, Neil Gaiman, Ricardo Piglia, Roberto Saviano o Isabel Allende; la edición definitiva de la poesía de Samuel Beckett o una biografía de la pintora Tamara de Lempicka, escrita por Laura Claridge, verán la luz este otoño. Y, por primera vez en castellano, la obra Problemas fundamentales de la fenomenología, un conjunto de las primeras lecciones de Heidegger, que permiten comprobar el sustrato básico a partir del cual se irá levantado su proyecto filosófico.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Tres libros clásicos reeditados que se pueden disfrutar este verano.

La entrada del verano siempre nos trae el final de un curso y esa doble necesidad de reflexionar y disfrutar. Reflexionar sobre todo lo realizado durante la temporada, qué cosas mantener, cuáles cambiar e ilusionarnos con actividades nuevas y renovadas expectativas. Y, desde luego, disfrutar del merecido descanso, del encuentro con lo que hemos demorado entre tantas ocupaciones y tanto estrés con los que convivimos. Para compensar ese tiempo que no hemos podido dedicar a nuestros escritores y libros preferidos, el verano -antídoto natural contra prisas y atropellos- es tiempo propicio para el reencuentro y los resarcimientos. Leer, alejado de todo ajetreo, también solaza y restituye.

Es momento adecuado para leer o retomar a esos autores cuya conmemoración está tan presente este año: el centenario de Gloria Fuertes y Juan Rulfo, cuyas obras van ganando enteros con la perspectiva de los años; el 75 aniversario de la muerte de Miguel Hernández con alguna reedición crítica de sus poemas o la revisión y ampliación de su biografía por el alicantino José Luís Ferris. Momento oportuno también para retomar Cien años de soledad, de García Márquez o Tres tristes tigres de Cabrera Infante, cumplidos los cincuenta años de ambas publicaciones. Sin pasar por alto, cuando se cumplen doscientos años de su nacimiento, tres libros -entre muchos otros- de y sobre Henry David Thoreau publicados en Errata Naturae: su obra maestra Walden, la interesantísima recolección de aforismos en Todo lo bueno es libre y salvaje y  la Biografía de un pensador salvaje escrita por Robert Richardson.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
El siglo de la revolución, un libro del historiador Josep Fontana.

Como cabía esperar, el centenario de la revolución rusa no ha pasado desapercibido para los historiadores. Son varios los autores que se han lanzado a dar su visión del análisis y la interpretación de lo que supuso un hecho tan relevante para nuestra historia contemporánea. Entre los más recientes publicados en España, citaré La revolución rusa contada para escépticos, de Juan Eslava Galán; La venganza de los siervos, de Julián Casanova y El siglo de la revolución, de Josep Fontana. Si los dos primeros se detienen básicamente en el análisis pormenorizado de los acontecimientos que desencadenaron y explican el proceso por el cual los bolcheviques se hicieron con el poder en octubre de 1917, el libro de Fontana la considera el acontecimiento crucial para entender el desarrollo de todo el siglo XX.

La tesis central de la obra queda definida claramente ya en su Introducción, que comienza afirmando que “las luchas colectivas de las sociedades humanas han sido motivadas ante todo por la esperanza de acceder a dos objetivos estrechamente asociados: la libertad y la igualdad”. Y poco después: “Uno de esos intentos de transformación social, que se inició en Rusia en 1917, ha marcado la trayectoria de los cien años transcurridos desde entonces. La amenaza de subversión del orden establecido que implicaba el modelo revolucionario bolchevique determinó la evolución política de los demás, empeñados en combatirlo y, sobre todo, en impedir que su ejemplo se extendiera por el mundo”.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

-LO BUENO SI BREVE-

Cartel con la presentación del libro de Rafael Lechowski.

Polaco nacido en Breslavia, Rafael Lechowski (1985) llegó a España a los cuatro años huyendo con sus padres de la represión de entonces en su país. Reconocido como uno de los más importantes raperos de habla hispana del momento, su influencia tanto en España como en Latinoamérica ya es notable. Además de uno de los mejores letristas en su género, es también productor y poeta. Tras grabar las primeras maquetas a los 14 años con el grupo Flowkloricos, arrasa en toda Europa en 2007 con Donde duele, inspira, un trabajo innovador donde el sentimiento, la poesía y la máxima se dan la mano en el rap como nunca antes. La fusión con el jazz de ese trabajo en 2011 supuso una nueva vuelta de tuerca que llevó el género a límites desconocidos hasta entonces. Después, ha compatibilizado sus trabajos musicales en grabaciones y conciertos multitudinarios -solo o en colaboraciones puntuales con otros-  con la escritura de poemas y aforismos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

-LO BUENO SI BREVE-

El prolífico Andrés Neuman y la portada del libro reseñado.

En una de las muchas entrevistas concedidas, al preguntarle si era más novelista que cuentista, microrrelatista, microensayista, aforista o poeta… Andres Neuman contestaba sin complejos que se considera a sí mismo “alguien que, desde niño, necesita tocar las palabras. Alguien a quien le va la vida en ellas. Creo en lo que expresa uno de los aforismos del libro El equilibrista, "escribir no es un deseo: es una orden". Una orden íntima que obedezco agradecido. Para mí la escritura es una forma suprema de alegría. Aun cuando trate del dolor, la soledad, el miedo. O, sobre todo, entonces”.

Es imposible hablar de la joven literatura escrita en España sin mencionar a este argentino (Buenos Aires, 1977) que acabó sus estudios en Granada y en cuya Universidad llegó a ejercer como profesor de Literatura Latinoamericana. Mencionar todos los títulos de sus libros escritos hasta hoy, en casi todos los géneros, y los reconocimientos obtenidos, incluyendo el hecho de ser también bloguero, traductor, columnista habitual o haber sido traducido a 23 idiomas, bastaría por si solo para llenar esta entrada. Remito al lector interesado en estos detalles y otros muy jugosos de la labor creativa de Neuman a su página web.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

-LO BUENO SI BREVE-

La profesora y escritora Carmen Canet.

El plan previsto en esta sección de Lo bueno si breve, referida a los aforismos y su evolución desde la antigüedad a nuestros días, se completó con la entrada del argentino Antonio Porchia. Ciertamente, en este apretado recorrido por once autores no están todos los que son, pero se trataba de detenerse en aquellos que de uno u otro modo contribuyeron a que el género fuese evolucionando y constituyéndose en lo que es hoy.

 Pretendo finalmente cerrar esta sección con otros tres libros recientes de tres escritores en lengua española: Malabarismos de Carmen Canet, El equilibrista de Andrés Neuman y Larga brevedad de Rafael Lechowski. Sin duda, y en un momento en el que el género goza de una salud envidiable, no son los únicos pero sí representativos de la orientación hacia la que los más jóvenes creadores lo dirigen hoy. De modo que en esta entrada y en las de las dos semanas próximas hablaré de estas tres obras y sus autores.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Presentación y portada de la nueva novela de Elia Barceló.

Tal es el sugerente título de la nueva novela de Elia Barceló, editada por Rocaeditorial, puesta a la venta el pasado día 4 de este mes y que será presentada en el Tetaro Castelar el próximo viernes 26 de mayo.  Este thriller histórico de la “gran dama de la ciencia ficción española” (eldense de 1957, que ejerce como profesora de estudios Hispánicos en la Universidad de Innsbruck en Austria) “lo tiene todo para ser el libro del año”, en palabras de la novelista Julia Navarro. Y sin duda, más allá del aval que le otorga su ya extensa obra, todos los ingredientes de esta novela excelentemente escrita contribuyen a que no podamos dejar de leerla de principio a fin.

En la historia confluyen distintos tiempos y diversos espacios. Todo parte del 20 de julio de 1969, día en que el hombre llegó a la Luna y en el que la hermana de la protagonista es asesinada. Pintora mundialmente reconocida, instalada en Adelaida, Australia, Helena Guerrero aprovecha un viaje a Madrid por la boda de su nieta para adentrarse en su pasado tras asistir a una “constelación”, una terapia de grupo donde liberar a los propios fantasmas. El reencuentro con su cuñado, ya muy enfermo,  la llevará hasta Rabat donde al hurgar en el pasado familiar irá desvelando un secreto cuya oscuridad ha persistido en esas sombras tan presentes en cada una de sus pinturas y que tanta fama y reconocimiento le han dado. Unas sombras que irán iluminándose hasta disolverse y recuperar todo su color esos “silencios de los que uno no está particularmente orgulloso y de los que no se habla”, en palabras de Elia.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Los participantes en los premios GraMat en el Museo del Calzado.

Eso mismo pensarían los participantes en los premios GraMat al verse ante una página en blanco sobre la cual escribir una historia en menos de 45 minutos y cuya extensión no excediese las 300 palabras. Complicado. Pero estimulante.

 Este año, coincidiendo con la celebración del Día del Libro –un domingo de luz radiante y creativa-, la nueva edición se celebró en el Museo del Calzado el 23 de abril. Desde las 10 de la mañana, los aspirantes elaboraron sus microrrelatos a partir de una frase vinculada al mundo del teatro, en este caso extraída de una obra de Federico García Lorca: “Afortunadamente, pronto voy a salir de este infierno”. Los resultados, siempre sorprendentes dada la brevedad y la dificultad del empeño, no dejan indiferente al lector. Compruébelo cada cual leyendo los tres textos galardonados por el jurado:

Acerca del autor

Autor: Rafael Carcelén

Además de disfrutar como maestro de escuela, me encanta escribir. Y leer. Y subir los montes alicantinos. Y jugar al ajedrez. Y… siempre me sigue apeteciendo aprender. Y segregar lo que aprendo -lo que vivo, lo que siento- en artículos, poemas y aforismos como éste: “¿Es imaginable la felicidad en un grano de pimienta?”

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir