SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Literatura

Valle sin clan

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Presentación de La letra pequeña, el pasado 9 de octubre.

Hoy pretendo comentar brevemente y recomendar tres de los libros, cada uno pertenecientea un género, que leí durante el pasado año: la novela La letra pequeña, del eldenseHeli García Mallebrera; el libro de poemas PADRE, del valenciano ahora afincado en Argel Juan Vicente Piqueras y el ensayo El poder de la alegría, del filósofo francés FrédéricLenoir. Previniendo antes al lector de que no fue para mí un año de muchas lecturas, más allá de las impuestas por mis tareas inmediatas: microrrelatos, ajedrez, aforismos, actualidad y no mucho más. Se trata puesde tres libros leídos por placer y agradecido a sus autores por haberlos escrito.

En el caso de La letra pequeña, aunque lo leí para presentarlo en octubre, me fascinó desde el primer momento y, yo que soy lector poco asiduo de novelas, lo devoré en tres tardes y disfrutándolo como hacía tiempo que no me ocurría con una novela. Puesto que ya lo reseñé para ALBORADA en diciembre pasado, transcribo algo que ya dije allí: “A mi modo de ver, el gran acierto de la novela es el tratamiento y las radiografías tan hondas y precisas de unos personajes en los que el desencanto y la erosión del paso del tiempo se acentúan sobremanera. Las distintas ancianas viudas, Leandro, la lotera, Angelines, los inspectores Vázquez y Senabre... tras unos comportamientos tan políticamente correctos, el autor nos irá desvelando todo ese mundo interno que va sacando lo peor de cada uno de ellos”. Y concluía señalando que se trata de una obra “de la que se sale tan enriquecido en lo referido al conocimiento de aspectos tan íntimos de sus personajes (en nada distintos a nosotros mismos) como agradecido al autor por haberla escrito”.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Cadena humana para trasladar libros a la flamante Biblioteca en 2007.

Inaugurada el 9 de enero de 2007, la Biblioteca Alberto Navarro cumplirá diez años el próximo lunes. Si nacía como un espacio equipado con las más modernas tecnologías, puntero en la provincia, y con una clara vocación de animar a la lectura a la ciudadanía en general, en este tiempo no ha sido ajena al impacto de la crisis o a esos momentos particularmente convulsos, hasta conformar un balance donde las luces y las sombras han estado muy presentes.

Debe su nombre al que fuera cronista (1951- 2007) e Hijo Predilecto de la ciudad (2004), fallecido cuatro días antes de ser inaugurada (5 de enero de 2007) y cuyo vasto y variado legado está depositado en la segunda planta desde marzo de 2012. Precisamente Alberto Navarro relataba en un artículo de 2003 el esfuerzo de muchos eldenses para que ya desde 1932 (año de la creación del Grupo escolar donde está ubicada hoy la Biblioteca) se exigiese su creación. Una demanda que no fue realidad hasta el 10 de septiembre de 1952 cuando se ubicó en el Salón de actos del colegio Padre Manjón la Biblioteca Municipal de la que el propio cronista se hizo cargo hasta 1976 sin remuneración alguna. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
G. Droogenbroodt presentando su libro de haikus en Kioto el pasado 9 de diciembre.

Parecería un lema propicio para cerrar el año. También. Pero es el título del último libro de mi buen amigo, el belga de Flandes Germain Droogenbroodt, que como los anteriores también he traducido, escribiendo igualmente la introducción, donde señalo que “el lector, acabado el libro, reconoce la voz del poeta y ese mundo donde naturaleza, lirismo y pensamiento conforman un territorio personal y característico en el que conviven tantos de sus breves poemas memorables. Pero también percibe algunos movimientos significativos que ya se anunciaban en su libro anterior: por un lado, un lenguaje que va ganando en capacidad afectiva y emotiva y, por otro, una preponderancia de la fugacidad y la muerte como ejes transversales del conjunto”. Sus tres secciones, la que le da título al libro, Viajar y Reflexiones, combinan el tono meditativo, el emotivo y el más reflexivo de un modo admirable.

El volumen se presentó el pasado mes de octubre en la Feria del Libro de Amberes y tuvo una más que buena acogida. Como estupenda fue la presentación el pasado 9 de diciembre en Kioto (Japón) de sus 100 haikus que, bajo el título de Gotas de rocío, van acompañados de los minuciosos y sugerentes dibujos de Satish Gupta, quien además ha creado 5 excelentes esculturas inspiradas en uno de los haikus, expuestas en Mumbai desde diciembre. Publicado en cuatro idiomas (japonés, neerlandés, inglés y español), la traducción de algunos de ellos me resultó especialmente compleja, dada la brevedad y la condensación de los textos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Leer al calor de la chimenea.

En esta entrega de hoy simplemente les propongo la lectura de cinco microrrelatos de motivo navideño y un regalo final de Julio Cortázar invitándoles a meditar y disfrutar a partes iguales en este tiempo de recogimiento y sosiego. Con mis mejores deseos, ¡Feliz Navidad y que el año que llega les sea muy propicio!

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
En Navidad, libros para leer y para regalar.

Cuando se acercan las fechas navideñas le damos vueltas a qué regalarle a nuestros seres queridos, familiares, amigos, etcétera y dudamos entre sorprenderlos o simplemente satisfacerlos con aquello que sabemos que es de su agrado. Hay quien busca el regalo rompedor y quien apuesta por el más adecuado según la persona a la que vaya dirigido. Cuestión de gustos. Unos prefieren muchos pequeños paquetes y otros uno único pero muy consistente. En mi opinión, a la hora de reglar, buen gusto pero también sobriedad. O sea, un regalo siempre oportuno considerando el gusto del otro pero sin renunciar al atrevimiento de proponerle un reto apetecible.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Presentación de la revista ALBORADA en el Casino Eldense.

El pasado viernes 2 de diciembre, el profesor e historiador José Ramón Valero Escandell presentaba en el Casino el nº 59 de la revista local ALBORADA. Un ejemplar que, a poco que se sopese, ofrece a la vez cambios y la natural continuidad. Lo dice el propio editorial: “la revista se presenta renovada en su aspecto externo, pero sigue siendo fiel a su razón de ser: una revista cultural de y para los eldenses”. A esta renovación ha contribuido la coordinación de Mª Salud Sánchez y la aportación del Consejo de Redacción creado para la ocasión y formado por Belén Alvarado, Concha Maestre, José Joaquín Martínez, José Ramón Valero, Vicente Esteban y quien esto escribe. Si bien el trabajo de maquetación de Ángela Esteban, hija de Vicente, ha sido decisivo para su culminación. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
El cangrejo de Chuang Tzu.

“Entre sus muchas virtudes, Chuang Tzu tenía la de ser diestro en el dibujo. El rey le pidió que dibujara un cangrejo. Chuang Tzu respondió que necesitaba cinco años y una casa con doce servidores. Pasaron cinco años y el dibujo aún no estaba empezado. “Necesito otros cinco años”, dijo Chuang Tzu. El rey se los concedió. Transcurridos los diez años, Chuang Tzu tomó el pincel y, en un instante, con un solo gesto, dibujó un cangrejo, el cangrejo más perfecto que jamás se hubiera visto”.

Con este breve pero jugoso relato cierra Italo Calvino la segunda conferencia, de sus Seis propuestas para el próximo milenio, dedicada a la Rapidez. Y me parece bastante elocuente de lo que nos quiere transmitir. Nada que ver con la velocidad física y las prisas del día a día. “Rapidez de estilo y de pensamiento quiere decir sobre todo agilidad, movilidad, desenvoltura, cualidades todas que se avienen con una escritura dispuesta a las divagaciones, a saltar de un argumento a otro, a perder el hilo cien veces  y a encontrarlo al cabo de cien vericuetos”. Festina lente, es decir, aventurándose sin prisas, divagando, solazándose pero de un modo desenvuelto y ágil.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
La A de Alborada, escrito por Antonio Porpetta.

De la A a la Z, de Alborada a Zapato, del mundo festero al propiamente laboral, ABCDElda, aspira a recoger en 27 breves entradas la memoria viva (cultura, tradiciones, lugares, personajes históricos…) de toda una ciudad. Presentado el pasado viernes 18 de noviembre durante la gala conmemorativa del 75 aniversario de la llegada a Elda de la actual imagen de San Antón, se trata de un libro coral, escrito por 27 autores diferentes e ilustrado con desenvoltura y perspicacia por Salvador Lázaro e Irene Bellod. Una publicación de más de mil ejemplares subvencionada por la Diputación y que se distribuirá gratuitamente. 

Un regalo, en fin, para los eldenses tal y como se resalta en su presentación previa. Y donde se subraya que este “sencillo vocabulario formado por veintisiete palabras (una por cada letra de nuestro alfabeto) seleccionadas por ser representativas de Elda. Cada una de ellas ha sido encargada a un autor diferente para que sea definida en unos 1.000 caracteres, aportando su visión personal de la misma”. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

-LO BUENO SI BREVE-

Casa Museo de Nietzsche en Sils (Suiza).

Solo un provocador  intempestivo como él podía definirse así en Ecce Homo o autoproclamarse el primer maestro alemán en esa “forma de eternidad” que es, según Friedrich Nietzsche (1844-1900), el aforismo. Pero dice mucho de su concepción del género al afirmar que “es mi ambición decir en diez frases lo que todos los demás dicen en un libro, lo que todos los demás no dicen en un libro”. 

En Más allá del bien y del mal abrirá una brecha para entender el sentido último de su obra y del aforismo como género: “la forma aforística de mis escritos ofrece una cierta dificultad; pero procede de que hoy no se toma esta forma en serio. Un aforismo cuya forja y cuño son lo que deben ser no está aún descifrado porque se le haya leído; muy lejos de eso, pues es entonces cuando comienza la ‘interpretación’, y hay todo un arte de la interpretación... Es verdad que, para elevar así la lectura a la altura de un arte, es preciso poseer ante todo, una facultad que es la que precisamente está hoy olvidada -por eso pasará aún mucho tiempo antes de que mis escritos sean legibles-, una facultad que exigiría casi la naturaleza de una vaca, y ‘no’ en todos los casos, la de un ‘hombre moderno’: me refiero a la facultad de ‘rumiar’.” ¿Rumiar entendido como leer una y otra vez, interpretar y reinterpretar cada fragmento?

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Libro de Fernando Valls sobre el microrrelato español.

Así califica a los microrrelatos la extraordinaria escritora argentina. Pero si he de elegir una de las definiciones disponibles, tal vez la más completa sea la propuesta por Fernando Valls en su libro de 2008 Soplando vidrio y otros estudios sobre el microrrelato español:

“El microrrelato es un género narrativo breve, que cuenta una historia en la que predomina la concisión […]. A menudo se presta a la experimentación y se vale de la reescritura o de lo intertextual; tampoco debería faltarle la ambigüedad, el ingenio ni el humor. […] Su estrategia compositiva consiste en arrancar de inmediato para acabar al instante, mientras que en el cuerpo del texto no puede haber vacilaciones puesto que gran parte del cuerpo del tejido narrativo debe permanecer elíptico o sobreentendido”.

Por su parte, para Irene Andrés- Suárez en su Antología del microrrelato español (1906- 2011), publicada en 2012, los dos principios básicos que lo constituyen son la hiperbrevedad y la narratividad. La extensión mínima lo diferenciaría del cuento o el relato corto y la sustancia narrativa lo distingue de otras formas breves como el poema en prosa, el aforismo o la noticia periodística. No obstante, y como veremos en otra entrada, no es tan sencillo diferenciarlo de otros géneros dados su carácter fronterizo y su afán experimental.

Acerca del autor

Autor: Rafael Carcelén

Además de disfrutar como maestro de escuela, me encanta escribir. Y leer. Y subir los montes alicantinos. Y jugar al ajedrez. Y… siempre me sigue apeteciendo aprender. Y segregar lo que aprendo -lo que vivo, lo que siento- en artículos, poemas y aforismos como éste: “¿Es imaginable la felicidad en un grano de pimienta?”

[Derecha fijo] Valle de Elda

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir