SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Historia y patrimonio

El pasado presente

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Presas históricas del pantano de Elda

“Yo sé quién soy”

Don Quijote, capítulo V, primera parte

   Echemos un vistazo a la evolución reciente de una ciudad industrial como Elda. Desde finales del siglo XIX hasta las últimas décadas del siglo XX ha experimentado un explosivo y desordenado crecimiento urbano y demográfico. Ese crecimiento ha generado, por supuesto, notables beneficios. Pero, como contrapartida, también poderosas consecuencias e inercias negativas. Una de estas consecuencias ha sido la pérdida, el abandono o el arrinconamiento de una parte relevante de nuestro patrimonio histórico y cultural: lugares entrañables, espacios cargados de sabor local, calles y negocios tradicionales, monumentos con historia, parajes para pasear tranquilamente un fin de semana... Algunos pensarán en nuestro centro histórico; otros, en nuestro castillo y palacio condal; y otros se irán algo más lejos, al campo, hacia la Finca Lacy. Y la lista, lógicamente, es más larga.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Esta semana continuamos buscando razones para conservar el Patrimonio Histórico recordando nuestro segundo enunciado: el Patrimonio Histórico es de todos, común, colectivo y propio. 

   Creo que una analogía nos puede ayudar a bucear en este argumento. Nuestro patrimonio histórico podría ser la herencia de la casa de los abuelos, por ejemplo, legada por testamento a numerosos familiares. A veces esta herencia se recibe como una carga y, en realidad, ocasionalmente lo es. Hay varias maneras de afrontarla. Hacer partes iguales entre los herederos –¡qué difícil!-. O venderla rápidamente a cualquiera –en ocasiones, malvenderla- para ahorrarse problemas: parece que está feo discutir con hermanos o primos por estas cosas…  O bien dejar que uno de los herederos se la apropie: el más interesado, o el más pudiente, y el resto la deja, se desentiende: siempre están los desapegados, claro. En ocasiones la herencia de la casa de los abuelos se echa a perder: si no hay acuerdo entre los herederos, o si aparecen litigios entre ellos, la casa no se cuida, y puede llegar el abandono y la ruina… En fin, o la disfrutan unos pocos, o nadie… Seguro que a muchos nos suena alguna de estas situaciones.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

¿Por qué conservar el patrimonio histórico local? ¿Por qué esforzarse en conservar o proteger las ruinas, las casas viejas, las antiguas fábricas, o los lugares con historia? ¿Por qué hay que excavar una parcela o un solar del centro histórico? 

No me resisto a empezar con un asunto trillado. Disculpas por anticipado. Muchos colegas de profesión creen, legítimamente, que el debate esencialista sobre este tema está zanjado, o que debería estarlo. O que no interesa. O bien que es un falso debate, porque casi nadie discute, por ejemplo, el porqué de la medicina o el trabajo de los médicos; apenas se pone en tela de juicio su utilidad: es una disciplina necesaria y un saber respetable. Seguramente el amigo Juan Pablo Matas, sin ir más lejos, no comienza su blog sobre Veterinaria, con buen criterio, preguntándose por qué cuidar a los animales: parece algo obvio y superado.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El objetivo de Historia y Patrimonio es poner en común algo de la riqueza histórica y patrimonial de nuestra ciudad a través de información general, imágenes, textos y documentos para todos los públicos. Compartiremos nuestra pasión por disciplinas que tienen mucho de ciencia y de aventura, explorando también experiencias fuera de Elda. Con legítimo orgullo por nuestras raíces, pero tratando de evitar el localismo. Con la legítima reivindicación y la aspiración de integrar en nuestro paisaje y en nuestra vida cotidiana, con naturalidad, las miserias y los logros de un pasado común que es fuente de riqueza. Haremos memoria, mostraremos la actualidad, y, si podemos, intentaremos además resolver dudas. Y, por qué no, crearlas. 

Acerca del autor

Autor: Juan Carlos Márquez

Comparto con vosotros en este blog unos cuantos años de recorrido y de práctica profesional pública y privada en los campos de la Arqueología, la Historia y la Gestión del Patrimonio Cultural. He pasado por experiencias docentes en las aulas universitarias y por proyectos de investigación dentro y fuera de España. Desde 2003, como arqueólogo del Ayuntamiento de Elda (Alicante), tengo la oportunidad de trabajar para mi ciudad e ir redescubriendo, paralelamente, su historia y sus tradiciones, su pasado. Me apasiona la investigación histórica y la dimensión científica de la Arqueología y del Patrimonio Cultural. No obstante, en los últimos tiempos he orientado mi tarea, por un lado, a la vertiente divulgativa de la historia y del patrimonio eldense, y, por otro, a la gestión destinada a su conservación, creo que por responsabilidad y casi por imperativo profesional.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir