SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

#EldaenFallas

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Visita stand Costa Blanca junto al resto de delegaciones invitadas. | JCFE

Del 18 a 22 de enero, la Institución Ferial de Madrid acogió la Feria Internacional de Turismo, FITUR, en su 37 edición. Considerada por algunos medios de comunicación como la segunda feria de turismo más importante del mundo, en ella se dieron cita tanto expositores de comunidades autónomas españolas como internacionales, para ofrecer sus atractivos turísticos, en el recién inaugurado Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo. 

Desde 2013, las Fallas de Elda, representadas por sus máximos cargos asisten como invitadas por el Patronato de Turismo Costa Blanca, con el objetivo de promocionar las fiestas del fuego eldense. En esta ocasión la comitiva estuvo formada por Esther Carbonell Pérez, Fallera Mayor de Elda, y María del Mar Grimaldos Martínez y Rebeca Salguero Moya, sus Damas de Honor. Además estuvieron acompañadas por los componentes de la Junta Central de Fallas Encarni Ferrándiz, delegada de Cargos Oficiales y Fernando Álvarez, delegado de Relaciones Institucionales y Protocolo.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Original Cartel Fallas 2015 José Ortín

Al apagarse los últimos rescoldos de los monumentos falleros de 2015, se cerraba el ciclo anual de este ejercicio, para dar paso, si nos hacemos eco de un típico tópico fallero, al renacer de las fallas cual ave fénix, de sus propias cenizas. Pero dejémonos de frases hechas y mejor pasamos a hablar sobre las pasadas fiestas.

Los días de Fallas en Elda, en el aspecto fallero han sido inmejorables. Un sol magnífico ha acompañado cada uno de los actos diurnos y las noches han contado con esa temperatura fresca, sin extremos, que es propia de septiembre. La expectación del público se nota que cada año es mayor y las visitas desde otras localidades aumentan de año en año, posiblemente como un fruto de la política divulgativa de la fiesta que se ha venido desarrollando en los últimos años, pues aunque todavía queda lejos de ser lo que debiera, hay que reconocer el esfuerzo hecho por parte de la mayoría de comisiones y por supuesto de Junta Central.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Falla Gran Avenida, junio 1959 corte de honor de la Reina del Fuego de Alicante con su presidente Gastón Castelló

Aunque no de forma oficial, pues no figura en las fechas de cartel, con la noche del pregón, el pasado miércoles se daba inicio a la fiesta de fallas de 2015. Como era de prever, Beatriz López Rico pronunciaba un pregón nacido desde lo más profundo del alma fallera. Lleno de sentimiento y a su vez de típicos tópicos falleros. Quien quiera saber qué son las fallas solo tiene que leer o escuchar, pues se ha divulgado suficientemente en los medios, la locución que Beatriz hizo en esa noche mágica para la fiesta y los festeros.  

Hablamos de las fiestas de 2015, las que este año vivimos, y posiblemente deberíamos hacerlo de los años inmediatamente anteriores, aunque hay opiniones para todo, pero si decidimos volver la vista atrás, todavía unos años más, nos encontramos con que la figura del pregonero no siempre ha sido valorada del mismo modo, incluso hubo unos años, allá por la década de los 60 y 70, en los que ser pregonero era una tarea más que farragosa y esta responsabilidad recaía en muy pocas personas, algunas de las cuales, a pesar de anunciar año tras año y de forma pública y bien clara su intención de no volver a repetir la experiencia, llegaron a pregonar las fallas hasta siete u ocho veces, tal es el caso del, entrañable y recordado Joaquín Romero, corresponsal de prensa y radio en la ciudad para varios medios locales, provinciales e incluso nacionales. Tal era su implicación y servicio a la fiesta, que en justa recompensa, la Junta Central de Fallas del momento llegó a nombrarle Presidente de Honor, cargo del que él se sentía silenciosamente muy orgulloso, a pesar de que años después se le negase esa evidencia. Pero esa es otra historia, de la que en su momento se hablará con detenimiento.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
La Falleras y Damas de Honor el día de su Proclamación | Jesús Cruces

…que nos trae una completa agenda festiva, en la que no faltan algunos de los actos más importantes del calendario anual fallero, nos encontramos a las puertas de las fallas. Despedíamos julio con la solemne y protocolaria Proclamación de las Falleras Mayores Elda, la infantil Naiara García Sierra, junto a sus damas de honor, Silvia Soro García y María Muñoz Martínez, quienes forman una perfecta corte al lado de Nerea Tortosa Escribá en el cargo mayor y sus damas, Miriam Lledó PérezMacarena Rivera Vera. Juntas las seis han cumplido con un estricto programa en el que no han faltado los actos falleros dentro de la ciudad, como las invitaciones a visitar y participar en las fiestas de otras localidades, cada vez más alejadas de nuestro entorno. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Nerea Tortosa - falla Huerta Nueva

A las puertas del cielo, en el confín de los mares. Esta que antecede podría ser la frase que define el estado de de seis mujeres en estos momentos, a punto de ser proclamadas en los cargos que tanto han anhelado y para los que se han preparado de forma concienzuda. Me refiero, todos lo sabrán, a las Falleras Mayores de Elda y sus damas de honor. Llevamos varias semanas hablando del tema y lo cierto es que este del nombramiento es un proceso tan largo que parece como si no terminase nunca, aunque mañana por la noche todo estará normalizado.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Pregón y proclamación 2003

Era como si estuviésemos en un cuento de hadas, así es como ellas, las candidatas, siempre lo definen. Al filo de la medianoche, cuando la emoción estaba en su punto más alto, la lectura del acta del jurado, siguiendo con el símil literario, actuaba como el beso del príncipe. Al escuchar los nombres de las elegidas, sus caras pasaban de la alegría a la decepción más profunda, según los casos. Las lágrimas corrían libremente, en su mayor parte de alegría. Otras, las no electas procuraban contener sus emociones y también, según en qué casos, la sorpresa adquiría distintos grados.

El párrafo anterior tan solo describe el momento final de la elección de los cargos de Falleras Mayores de Elda, que tuvo lugar  el pasado sábado en el recinto de la Plaza Castelar, pero perfectamente podría ser el retrato de cualquiera de las elecciones celebradas desde hace muchos años. Llegados a esta tesitura siempre se repite el patrón: nervios contenidos; inseguridad de las candidatas; emoción ante el momento decisivo; alegría-tristeza según como sea de favorable el resultado. Es inalterable e inevitable esta secuencia, pero no por ello menos emotiva. Durante muchos años he visto la repetición de la jugada y siempre es igualmente de dolorosa para aquellas que lo dejan todo en el empeño y no consiguen alcanzar la meta de su recorrido. Pero ¿qué lleva a estas mujeres y a estas niñas a  empeñar parte de sus vidas en el logro de esta ilusión? Difícil respuesta, aunque sin saberla nosotros, nos aventuraremos a dar algunos apuntes que permitan al lector hacerse su propia composición de lugar.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Falleras Mayores en El Progreso 1936

Podría ser esta la pregunta que muchos se hacen al ver el anuncio de la Elección de las Falleras Mayores de Elda. Y sería legítima. Posiblemente yo también me lo haya planteado en alguna ocasión, pero la respuesta, más allá de ritos y folclore, creo que tiene otras respuestas y esas son las que intentaremos dilucidar con este artículo.

La fiesta es una manifestación muy íntima de los pueblos. Con ella los vecinos intentan crear lazos en su comunidad que les permitan afianzar su propia personalidad e idiosincrasia como colectivo humano. Visto de esta forma las fallas, una fiesta creada en los barrios y para los barrios, permiten desde su origen mostrar a los demás lo que cada uno sabe hacer en su entorno, no olvidemos que según la tradición, más menos legendaria, los monumentos nacen del afán de renovación de los artesanos, en el núcleo gremial del XVIII, por ponerle fecha. Hablamos de fallas, las hogueras por supuesto llegan de forma tardía y merecen otro tratamiento.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Candidatas infantiles 2011 en la Hemeroteca de San Vicente

Eso es lo que supone el próximo fin de semana para las 18 aspirantes a convertirse en las Falleras Mayores de Elda durante el ejercicio de 2015: unos días definitivos. Y para ello 10 niñas y 8 mujeres se afanan en mostrar sus cualidades al jurado que las calificará, para ostentar esos cargos y finalmente,  tras un par de semanas de dudas e indecisiones, a pesar del alto nivel de formación que todas ellas presentan, solamente dos de ellas ostentarán el título y la representación de la fiesta fallera y de la ciudad allá dónde se las invite.

Contando con que no es perfecto, el actual sistema de elección de los cargos se ha venido mejorando con el paso del tiempo. De aquellas decisiones casi arbitrarias de los primeros años de Junta Central, pasando por las entrevistas insidiosas a las que se sometía a las aspirantes en una sala del Ayuntamiento y que podían dejar marcadas para siempre a las interrogadas, llegamos a una fórmula menos agresiva en la que el jurado dejaba de ser censor y verdugo (que nunca lo fue por cierto), para convertirse en esa especie de entomólogos que observan a las chicas como si de insectos se tratara, dicho con el mayor de los cariños y por supuesto, manifestando mi respeto y admiración por aquellos que alguna vez han ejercido de jurado en alguna parte, pues yo jamás me prestaría a ello.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
VISTAS. Coloreada a mano 1-Años 50

Al parecer vamos consiguiendo con nuestras publicaciones aquello que pretendíamos, es decir, que el lector reaccione, que no se quede pasivo tras la lectura del texto y que  su contenido sirva para animarle a opinar y exponer sus propios criterios sobre el tema tratado. Noto en falta, eso sí, una lectura por su parte más objetiva, pues observo que la tendencia es a opinar, no por lo escrito, sino por lo que cada cual cree que ha leído. De los cinco comentarios que se han hecho al último artículo, tan solo el 5º podría decirse que alcanza cierto grado de objetividad, si bien no es plena, al verse condicionado por las anteriores opiniones. Pero está bien, Roma no se hizo en un día y particularmente, algunas de las opiniones expresadas son muy ilustrativas sobre el grado de aprecio en el que se tiene quien estas líneas escribe, y digo esto porque, a tenor de lo visto, cada cual seguirá haciendo su propia lectura. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Cremá de la Falla Las 300, 2014 | Jesús Cruces

A lo largo de las últimas semanas, esta tribuna, columna, espacio o blog (neologismo que no sé muy lo que significa), como se acostumbra a llamar lo que toda la vida ha sido un artículo de opinión, ha recogido mi criterio personal sobre distintos hechos que han venido ocurriendo en el mundo festero en general y en las fallas en particular que, al parecer, han levantado ciertas suspicacias y críticas entre cierto sector de la población, a las que quiero hacer ciertas puntualizaciones

Antes de nada quisiera decir que mis opiniones se centran en el ámbito de la fiesta fallera, porque este es un blog sobre fallas. Dicho esto y situados, continúo manifestando que en los artículos que componen esta publicación  desde su inicio, siempre he expuesto mi opinión personal, porque soy el autor y responsable de lo que escribo y así lo firmo. Porque creo que estoy acreditado para poder hacerlo, dado el honor que la fiesta me hizo al nombrarme su cronista. Porque dicho nombramiento me obliga a ser testigo y notario fiel de la situación que el colectivo vive y cómo se desarrolla y, por último, aunque hay muchas más razones, porque llevo vivido lo suficiente dentro del colectivo para poder opinar libremente sobre lo que en él ocurre. Supongo que serán suficientes razones las expuestas, para justificar la falta de servilismo de mis artículos, pero si no fuese así, hay una razón más poderosa que todas esas y esta es mi derecho a la libre opinión y expresión, así como el profundo respeto que siempre he mostrado por todas las personas que trabajan  por conseguir mantener lo que son las fiestas de Fallas en Elda.

Acerca del autor

Autor: Miguel Campos Ruiz

Miguel Campos Ruiz, sociólogo eldense, es un joven comprometido con las tradiciones y cultura de su ciudad. Desde que finalizó sus estudios universitarios se dedica a la elaboración y redacción de estudios y artículos de divulgación sociocultural. Entre sus temáticas de estudio se encuentran fenómenos sociales como la “fuga de cerebros” o en materia de empleo el “Pacto Territorial por el Empleo del Valle del Vinalopó ”. Forma parte del Centro de Estudios Locales del Vinalopó, entidad cultural de ámbito comarcal, que anualmente publica la Revista del Vinalopó dedicada a las Ciencias Sociales. Sobre la fiesta de Fallas también ha publicado tanto en publicaciones de las comisiones falleras eldenses como en prensa local.

En la actualidad, es el Delegado de Documentación y Revista de la Junta Central de Fallas de Elda, y coordinador del proyecto educativo “Fallas en el Cole”. En #EldaenFallas podrás conocer toda la actualidad de la fiesta del fuego eldense.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir