SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1598
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Niños en la fuente de los seis chorros abajo del Matadero (1913)

Un caluroso domingo 17 de agosto de hace 104 años (1913), Elda inauguraba un nuevo punto de abastecimiento de agua para la población. Situada al final del Altico de San Miguel, frente a la calle Almazaras, en lo que hoy es el final de la calle Luis Buñuel, la fuente de San Joaquín venía a paliar las necesidades de agua de una población que ya alcanzaba los 8.000 habitantes.

Desde época andalusí, primero la aljama de Iyya (Elda); luego la villa medieval y moderna de Etla y Elda, y hasta el siglo XX, las aguas buenas de Elda procedían del qanat o mina de Santa Bárbara, hoy en día en término municipal de Petrer. Traídas a través de acequias, alcadufadas, canales, acueductos y minas, las aguas allí nacidas, de excelente calidad, llegaron a las fuentes de Elda, satisfaciendo durante siglos las necesidades domésticas de los eldenses. Sin embargo, el incremento demográfico causado por el desarrollo de la industria del calzado puso en evidencia la insuficiencia de caudales de “aguas buenas” para dar de beber a toda la población.

En julio de 1906 fue descubierto, a los pies del Monastil, frente al molino del Canto, un manantial de agua apta para el consumo. Tras la tentativa de Joaquín Coronel, uno de sus propietarios, de comercializarla y hacerla llegar a la población mediante canalización (1912), y ante la imposibilidad económica municipal de adquirir el manantial por las 7.843 pesetas solicitadas por la compra, finalmente el 14 de mayo de 1913 la propiedad del manantial y los derechos de explotación de las aguas fueron cedidas gratuitamente al ayuntamiento eldense.

Gracias al proyecto del ingeniero Antonio Muñoz Román y las obras acometidas entre junio y agosto de 1913 las aguas del Canto, como fueron conocidas desde entonces, llegaron y llenaron los seis chorros que manaban de la fuente de San Joaquín. Diez años más tarde, en 1923, se constituyó la sociedad “Aguas del Canto, S.A.” que levantó en el Altico de San Miguel el Depósito General desde el cual se inició la distribución del agua potable a las viviendas que lo solicitaban.

En agradecimiento a tan noble gesto en beneficio de todos los eldenses, los propietarios que cedieron el manantial Joaquín Coronel Rico, Vicente Maestre Sempere, Emilio Maestre Vera y Juan Rico Pérez, fueron declarados Hijos Predilectos de la Ciudad de Elda por el pleno municipal el 31 de agosto de 1913.

 

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir