SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Crónicas Eldenses

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Imagen de la bandera en el Ayuntamiento de Elda | Jesús Cruces

Será la guerra civil desarrollada en España entre 1705 y 1713 con motivo de la Sucesión a la Corona, el acontecimiento histórico que permitió que tengamos documentada por primera vez la existencia y el uso de una bandera propia de la villa de Elda.

Si bien todos los pueblos tienen escudo de armas, empleados en membretes de la correspondencia y demás documentación oficial, equipos deportivos, bandas musicales, etcétera, no sucede lo mismo con las banderas. Pocos pueblos de nuestro entorno provincial o regional tienen bandera, o al menos, con una antigüedad como la eldense.

La bandera de Elda que podemos ver ondear en el balcón principal del Ayuntamiento y en algunos otros pocos sitios interiores más, está conformada por una pieza de tela de color rojo (bermellón, carmesí, etcétera) con las armas heráldicas de la ciudad en el centro. La primera vez que queda documentada fue en el año 1705 cuando en el contexto del enfrentamiento entre partidarios de Felipe V de Borbón y Carlos de Austria, las autoridades municipales eldenses dispusieron medidas para la defensa de la villa en caso de invasión o asedio por parte de las tropas de ambos ejércitos en liza. Entre las medidas adoptadas por la villa de Elda en apoyo de la causa borbónica, se creó una fuerza de 100 infantes y 35 caballos, que participaron en aquellos escenarios bélicos del reino de Valencia donde fueron requeridos. Así, a la milicia eldense la vemos participar en la defensa o sitios de Alicante, Onteniente, Villena, Jijona y Elche. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Hace773 años, un 15 de abril de 1244, y escasos días después de la firma del Tratado de Almizra, el rey Fernando III de Castilla dona a Guillém el Alemán "...el castiello de Ella con su villa por heredat...con todas sus pertenencias haciendole el pleito homenaje al rey y prometiendo hacer con él guerra y paz ...". Donación con la que la aljama andalusí de Illa pasaba a manos de uno de los caballeros que ayudaron al infante Alfonso (futuro Alfonso X el Sabio) en la conquista del reino musulmán de Murcia.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Hace 86 años, una de las primeras medidas del nuevo ayuntamiento republicano fue el cambio de nombre de varias de las principales calles de la ciudad. Así el 17 de abril de 1931 el equipo de gobierno presidido por Emérito Maestre Maestre decide sustituir el nombre de la calle Alfonso XIII (actual calle Nueva) por el de Fermín y Galán y la plaza de la Constitución (Ayuntamiento) pasó a llamarse Plaza de la República.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Hace 85 años, un 16 de enero de 1932, y en una visita cargada de simbolismo político, Niceto Alcalá-Zamora, primer presidente de la Segunda República Española llegó a Elda para colocar la primera piedra al monumento a Castelar, último presidente de la Primera República, y recoger simbólicamente del eldense y eminente tribuno español el testigo del republicanismo español. Durante su visita tuvo oportunidad de conocer la industria del calzado, visitando la fábrica de Francisco Rivas Rubio, modelo de producción en aquel momento. Según datos oficiales del momento, la producción de las fábricas eldenses era de 15.000 pares diarios.

Antes de girar visita a las dos fábricas de calzado, Niceto Alcalá-Zamora fue recibido en el Ayuntamiento por Aquilino Bañón, alcalde de Elda; teniendo que asomarse por dos veces al balcón de la plaza para corresponder a los cientos de eldenses que querían saludar al Jefe del Estado, en la que era su primera visita a provincias como presidente de la Segunda República.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir