SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Crónicas Eldenses

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Tras el desempeño del cargo de capitán general y virrey del reino de Cerdeña entre 1570 y 1577, Felipe II otorga a Juan Coloma Pérez-Calvillo el título nobiliario de conde de Elda. Arranca así un período de 260 años (1577-1837) en los que el condado de Elda fue una institución jurídica conformada por las villas de Elda, Petrer y el lugar de Salinas.

Al finalizar su segundo mandato en el virreinato de Cerdeña, y tras su regreso a España para informar al rey de su gestión en el gobierno de este reino insular, Felipe II le concede por medio de un privilegio otorgado en Aranjuez, a 14 de mayo de 1577, el título de conde de Elda, para él y para sus herederos. Merced regia concedida en agradecimiento a los servicios prestados por la familia Coloma a la Corona, tanto por su abuelo mosén Coloma, secretario personal de Juan II de Aragón y de los Reyes Católicos, como por él mismo durante los siete años que ejerció como capitán general y virrey del reino de Cerdeña. Título nobiliario que vino a encumbrar a Juan Coloma Pérez Calvillo y Cardona al más alto escalafón de la nobleza titulada de los reinos de la Monarquía Hispánica.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Papel moneda (billetes) emitido por el Ayuntamiento de Elda el 12 de mayo de 1937 (anverso y reverso).

Un 12 de mayo de 1937, por primera y única vez en la historia, Elda tuvo su propia moneda, emitida por el Ayuntamiento eldense, que estuvo en circulación hasta enero de 1938.

El estallido de la Guerra civil ocasionó desde el mismo inicio del conflicto la recogida de la moneda de plata circulante por parte de los particulares, dado que dicho metal noble siempre conserva su valor. Su desaparición del mercado no pudo ser impedida por los decretos y órdenes del gobierno de la República que prohibían y castigaban el acaparamiento monetal. El mismo gobierno contribuyó a la escasez de moneda al utilizar todas sus reservas y monedas incautadas y recogidas para la compra de armamento bélico en los mercados internacionales.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Como continuación de la violencia política acaecida en Elda en la jornada del 10 de mayo de 1931 en la que Francisco Alonso Rico, concejal electo del Ayuntamiento de Elda, y don Luis Abad Navarro, cura párroco de la iglesia de Elda, fueron paseados violentamente por las calles de Elda, siendo objeto de burlas, insultas y violencia, la jornada del 11 de mayo vio como el templo parroquial cuatricentenario de Santa Ana de Elda era asaltado e incendiado.

La reacción de los monárquicos, tras el shock producido por la abdicación y posterior huida de Alfonso XIII y la familia real tras las elecciones municipales del 12 de abril de 1931, elevó la tensión política a nivel nacional. Los disturbios acaecidos en Madrid el domingo 10 de mayo durante la inauguración del Circulo Monárquico de la calle Alcalá tuvieron una rápida repercusión por ciudades del sur y el este peninsular. Madrid, Valencia, Alicante, Murcia, Córdoba, Granada, Sevilla, Jerez, Cádiz, Málaga y Algeciras vieron como entre los días 11 y 12 de mayo fueron asaltadas y quemadas iglesias, conventos y otros edificios religiosos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Manifestación de mujeres (Madrid, principios del siglo XX)

Hace 85 años, en las primera horas de la mañana del lunes 9 de mayo de 1932, la plaza de la República (act. plaza de la Constitución / trad. plaza del Ayuntamiento o plaza de Abajo) se fue llenando de amas de casa eldenses hasta alcanzar más del millar de mujeres. Impelidas por la carestía de los alimentos básicos, pero especialmente del pan, protestaban airosamente contra el aumento de cinco céntimos de peseta por kilo del precio del pan. Con ánimos exacerbados y decididas en su protesta, dado que el precio de este alimento era regulado por las autoridades, mantuvieron su protesta durante varias horas.

El pan era la base de alimentación de millones de familias españolas y el incremento de precios en los momentos de carestía, de inflación o de aumento del precio del trigo ya había ocasionado desde finales del siglo XIX manifestaciones y protestas populares encabezadas por mujeres por toda la geografía española, especialmente en capitales populosas y ciudades industriales.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Imagen actual del espacio en el que estaba ubicada la Caja de Ahorros del Sureste de España | Jesús Cruces.

La Elda cultural inicia la década de los años sesenta del siglo XX con un prometedor acontecimiento. El jueves 5 de marzo de 1960 la Caja de Ahorros del Sureste de España  ―que posteriormente sería la Caja de Ahorros del Mediterráneo― inauguró en Elda su Aula de Cultura. Por su propia idiosincrasia como caja de ahorros parte de su beneficio tenía que revertir en obra social. En este sentido, la ciudad de Elda fue una apuesta de la entidad financiera debido al elevado crecimiento demográfico experimentada por la ciudad (28.380 habitantes en ese momento) del que se derivaba un evidentemente mercado potencial de clientes, así como la escasa infraestructura cultural existente, mas allá del Casino Eldense y la Biblioteca Pública Municipal, inaugurada ocho años antes.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Del día 4 al 7 de mayo de 1975 se desarrolló en los salones de billar del Casino Eldense los campeonatos nacionales de segunda categoría, en la modalidad cuadros 47/2.

El club de billar “Vicente Baeza”, de Elda, y por encargo por la Federación Regional Valenciana de Billar, organizó tanto este primer campeonato como el segundo, entre los días 8 al 11 de mayo, modalidad cuadros 71/2. En ambas especialidades participaron representantes de los clubes integrados en las federaciones valenciana, catalana, vizcaína, andaluza, aragonesa, balear, del Norte, gallega y castellana.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista general del parque ferial de la Exposición Universal de Viena.

Corría el año de 1873 y la laboriosa villa de Elda, con apenas superados los 4.000 habitantes, todavía permanecía arraigada a su pasado agrícola. Sin embargo, la llegada del ferrocarril en 1858 y la inauguración de la estación de ferrocarril en 1862 habían permitido que determinados sectores productivos, especialmente el agrario y el de manufactura de esparto iniciaran un moderado desarrollo. 

Terratenientes y propietarios agrícolas se afanaban en mejorar y dar a conocer los productos de los campos y la huerta de Elda. Alicante y Madrid eran lugar de destino de las producciones de aceite y vino, así como de frutas y almendras. Producción agrícola a la que cada vez más se sumaba un mayor volumen de productos manufacturados con el esparto cultivado en nuestros montes. Por ello, la convocatoria de la Exposición Universal de Viena para 1873 fue vista por aquellos prohombres de negocios como una oportunidad para abrir mercados internacionales a sus productos. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Habiendo celebrado el Consejo Municipal de Elda la última sesión municipal el 13 de marzo, el lunes día 27 de marzo de 1939, Manuel Alberola Castelló, último presidente o alcalde republicano reunió a los consejeros para evaluar la situación por el colapso de la República. Ante el abandono decidido de todos, Manuel Alberola, como máximo responsable municipal, permaneció solo en el Ayuntamiento eldense durante los días 27 y 28 de marzo, aguardando la llegada de las autoridades vencedoras en la Guerra Civil que finalizaba, para realizar el traspaso de poderes municipales. ¡Otro nombre de la historia de Elda para no olvidar!

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Felipe V (izquierda) y archiduque Carlos de Austria (derecha) | Wikimedia Commons

Tal día como hoy, un 26 de abril, pero de hace 310 años, el archiduque Carlos de Austria, pretendiente a la Corona de España, concedía la Grandeza de España a don Francisco Coloma y Borja, V conde de Elda y IV conde de Anna, barón de Finestrat, Relleu, Pedreguer y lugares anexos (Matosses, Monteroy, Locayba y Albardonera) y señor de Piles, Palmera y Rafelsineu, además de conde consorte de Baños. Concesión en agradecimiento al apoyo personal y económico prestado por el Coloma en la defensa de los derechos de la Casa de Austria a la Monarquía Hispánica durante la guerra civil que en ese momento se desarrollaba en España, en especial en los territorios de la Corona de Aragón y que ha sido conocido por los historiadores como Guerra de Sucesión a la Corona de España.

A pesar de haber prestado inicialmente juramento de fidelidad a Felipe V, como legítimo heredero de Carlos II, el conde de Elda pronto cambió de parecer y de bando, alineándose, junto a su hermano José, marqués de Noguera, en el bando del archiduque Carlos. Desde febrero de 1706 le vemos comandar tropas austracistas, ostentar la alcaidía del castillo de Alicante y formar parte de los círculos de gobierno del pretendiente, primero en Valencia y posteriormente en Barcelona. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Tras la euforia electoral, la manifestación popular del día 13 y los acontecimientos que se sucedían por toda España, el día 14 de abril de 1931 la República fue proclamada desde el balcón del Ayuntamiento de Elda.

La niña Asunción Vera Millet, dotada de bandera tricolor y atributos republicanos, fue transformada en la Marianne eldense cual símbolo del nuevo tiempo político que se abría para España.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir