SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Crónicas Eldenses

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Un 9 de julio de 1756, hace 261 años, una plaga de langosta, procedente de las tierras de la comarca de Yecla-Jumilla, se cernió fatídicamente sobre todos los pueblos de las comarcas del Medio y Alto Vinalopó.

La langosta es considerada, junto con las ranas, piojos, moscas, úlceras, muerte de los primogénitos y otras, una de las plagas bíblicas con las que Dios castigó a Egipto por no dejar marchar al pueblo hebreo a la Tierra Prometida. En el imaginario popular de nuestros antepasados fue una de las calamidades más temidas, no por la aprensión a este insecto conocido popularmente como saltamontes, sino por la voracidad y el gran tamaño que alcanzan durante su proceso expansivo, arrasando hectáreas de campos de cultivo enteros, sembrando el hambre entre la población.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
SS. Pio IX (1846-1878)

Numerosos fueron los privilegios eclesiásticos de los que gozó en el pasado la iglesia parroquial de Santa Ana. 489 años de historia permitieron acumular privilegios e indulgencias para los eldenses, muchas de las cuales fueron abolidas por la constitución apostólica Indulgentarum Doctrina de fecha 1 de enero de 1967.

Hoy se cumplen 150 años de uno de estos privilegios. Un 7 de julio de 1867, Su Santidad el Papa Pío IX dictó un rescripto pontificio mediante el cual procedió a agregar la capilla de Nª Sra. la Virgen de la Salud de la iglesia parroquial de la villa de Elda a la Basílica de Santa María la Mayor, de Roma, una de las cuatro basílicas mayores y una de las cinco basílicas papales del orbe cristiano. Iglesia que, además, se constituye en la más grande de la dedicadas en Roma a la Virgen María y que mantiene un especial vínculo con España, dado que desde 1647 los reyes de España han sido considerados protocanónigos honorarios del cabildo de la basílica.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Hace 107 años, Elda despertaba conmocionada por los asesinatos de dos mujeres en el edifico del antiguo convento franciscano. Por aquel entonces la dirección del establecimiento psiquiátrico, dependiente de la Diputación Provincial de Alicante, estaba al cargo de Emilio Poveda, quien contaba entre su equipo con Antonio Agrasot, como médico titular; Vicente Cerdán, como practicante; y Francisco Torró Amorós, como capellán.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Un 27 de junio, pero de hace 81 años, Vicente Gil Navarro accedía por segunda vez a la alcaldía del Ayuntamiento de Elda.

 Tras el fallecimiento en el cargo del alcalde Joaquín Vera Pérez y la alcaldía accidental de Martín Llopis Taltavull, el 27 de junio de 1936 fue elegido Vicente Gil. Miembro de Izquierda Republicana y masón miembro de la Logia “Amor”, donde era conocido como “Cafiero”, fue elegido alcalde con siete votos a favor, de los concejales republicanos, dos en blanco (uno el suyo) y la oposición de Marciano A. Salgado, concejal socialista, quién ya en 1931, durante su primer mandato al frente de la alcaldía eldense (del 16 de julio al 3 de diciembre), le había criticado su excesiva condescendencia y permisividad con la celebración de las procesiones de la Virgen de la Salud y el Cristo del Buen Suceso durante las Fiestas Mayores de 1931.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Un 19 de junio de 1917, hoy hace 100 años, siendo alcalde de Elda por tercera vez, José Joaquín González Payá, y ante el deplorable estado de conservación de la antigua ermita de San Antonio Abad, el ayuntamiento eldense insta al cura párroco de la iglesia de Santa Ana …

“…para que en el plazo de 15 días se comience y se siga sin interrupción el derribo de dichos restos o paredes y extracción de escombros para que quede aquel lugar limpio y debidamente higienizado, desapareciendo así los peligros que ello ofrece”.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Desde que en enero de 1929 Ramón Sellés abriera las puertas del Teatro España, más conocido como “Coliseo España”, la programación del Coliseo combinó las proyecciones cinematográficas con todo tipo de espectáculos musicales, caso de zarzuelas y orfeones, como espectáculos circenses. Así, hoy hace 88 años, un sábado 15 de junio de 1929, actuó en el Coliseo España la coral “Coro Clavé”, de Elche. Por las crónicas periodísticas del momento, aquella actuación alcanzó un resonado éxito.

La calidad artística y musical, y la meritoria trayectoria de esta coral ilicitana desde su fundación en 1910, con actuaciones en diversas poblaciones, le permitieron alcanzar gran prestigio en el ámbito ilicitano y provincial de Alicante y Murcia.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Tras más de 150 años de abandono, el 13 de mayo de 1985 dieron comienzo las obras de restauración de una de las torres circulares del castillo de Elda.

Desde que un fatídico 15 de noviembre de 1848 el gobierno de España subastara públicamente el palacio de Elda, el castillo había sido abandonado a su suerte y al interés de unos y otros particulares, conociendo solo largos periodos de abandono y actuaciones de demolición y derribo de torres y murallas. Período que hizo que la fortaleza eldense cayera, durante mas de un siglo, en el mas absoluto olvido, e incluso desprecio por parte de responsables municipales y ciudadanía en general.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Hoy hace 91 años, un 8 de junio de 1926, el Ayuntamiento de Elda recibió el tratamiento de “Excelencia”. Distinción honorífica que venía a sumarse a otros privilegios que a lo largo de la historia de la villa, primero, y luego de la ciudad, fue recibiendo de monarcas y gobiernos.

Desde los tiempos constitucionalistas de Cádiz el Ayuntamiento de la villa de Elda recibió el tratamiento de “Muy Ilustre” dada su condición de institución municipal con autonomía de gobierno que representaba a todos los vecinos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

A escasos dos días de celebrase la fiestas de Moros y Cristianos del año 1979, que tuvieron lugar entre el viernes 1 y el lunes 4 de junio, estuvo en Elda Rafael Rodríguez Martínez, delegado provincial de Turismo, girando visita tanto al castillo de la ciudad como al yacimiento arqueológico del Monastil.

El advenimiento de los ayuntamientos democráticos tras las elecciones municipales del 3 de abril de 1979 permitió cristalizar todo el inmenso caudal de necesidades sociales, urbanísticas y culturales de pueblos y ciudades de toda España. Elda no fue ajena a aquella dinámica. El interés y los trabajos que los miembros de la Sección Arqueológico del Centro Excursionista Eldense venían desarrollando desde 1959, en diversos puntos de la ciudad, habían calado en la sociedad. La nueva corporación municipal recogía dicha sensibilidad e iniciaba los primeros contactos para dar solución a quizás los dos principales problemas vinculados al Patrimonio Histórico que la ciudad tenía entonces. Retos que, desafortunadamente, y aunque en diverso grado, todavía siguen pendientes 38 años mas tarde.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El domingo 5 de junio de 1927 Elda se regocijaba por la inauguración de un nuevo espacio deportivo en la ciudad: el nuevo “Trinquete Eldense” donde los aficionados al juego de la pelota podía echar sus partidas, así como contemplar torneos entre los grandes jugadores de la región.

La tradición del juego de la pelota valenciana en Elda cabe retrotraerla al siglo XVIII, cuando hacia 1786, en el reparto del impuesto sobre el consumo de sal, se documenta la calle Trinquete en el nomenclátor del callejero eldense. Topónimo que correlaciona, de forma directa, este espacio urbano con el juego de la pelota en él. 

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir